Conoce más

Cerrar
Denny's Philly Cheesesteak - Descuentos para socios de AARP

Denny's

Los socios ahorran todos los días

Tarjeta de Seguro Social, los posibles cambios del seguro social

Seguro Social

Aprende a maximizar sus beneficios

Tanger Outlets

Tanger Outlets

Libro de cupones gratis para socios

Red contra el fraude

Red contra el fraude

Ve alertas de estafas en tu estado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Celebra y ahorra en tu membresía de AARP

ENCICLOPEDIA MÉDICA

Enfermedades y afecciones A – Z
powered by Talix

Ateroesclerosis

Información general

La ateroesclerosis, también llamada arterioesclerosis o endurecimiento de las arterias, hace referencia al estrechamiento de las arterias causado por una acumulación de placa. Las arterias son los vasos sanguíneos que transportan oxígeno y nutrientes desde el corazón hacia el resto del organismo. A medida que una persona envejece, la grasa y el colesterol pueden acumularse en las arterias y formar placa. La acumulación de placa dificulta la circulación de la sangre por las arterias. Puede producirse en cualquier arteria del cuerpo y provocar una escasez de sangre y oxígeno en diferentes tejidos. También pueden producirse desprendimientos de partes de la placa que deriven en la formación de coágulos sanguíneos. Si no se trata, la ateroesclerosis puede provocar ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares o insuficiencia cardíaca.

Esta enfermedad es un problema bastante frecuente asociado con el envejecimiento. Según el University of Maryland Medical Center [Centro Médico de la Universidad de Maryland, UMMC], del 80 al 90 por ciento de las personas de más de 30 años presentan algún grado de ateroesclerosis (UMMC, 2010). Esta afección puede prevenirse y existen muchas opciones eficaces de tratamiento.

Tipos

La ateroesclerosis se produce cuando la grasa, el colesterol y el calcio endurecen las arterias y puede afectar cualquier parte del cuerpo, incluidos el corazón, las piernas y los riñones.

A continuación, se detallan otros tipos de ateroesclerosis.

Enfermedad de las arterias coronarias

Esta afección se produce cuando se endurecen las arterias coronarias del corazón, que son los vasos sanguíneos que transportan oxígeno y sangre al miocardio. La placa impide que la sangre llegue al corazón.

Enfermedad de las arterias carótidas

Las arterias carótidas se encuentran en el cuello y son las encargadas de irrigar sangre al cerebro. La acumulación de placa en las paredes de estas arterias puede afectar la circulación y reducir la cantidad de sangre y oxígeno que llega a los tejidos y las células del cerebro.

Enfermedad arterial periférica

Los tejidos de las piernas, los brazos y la parte inferior del cuerpo dependen de la sangre y el oxígeno que les llega a través de las arterias. El endurecimiento de las arterias puede causar problemas de circulación en estas áreas.

Enfermedad renal

Las arterias renales irrigan sangre a los riñones. Los riñones filtran los desechos y el exceso de líquido de la sangre. Cuando no pueden filtrar adecuadamente la sangre, los desechos se acumulan en el interior de las arterias renales, lo que produce su endurecimiento. Este endurecimiento arterial puede provocar una insuficiencia renal.

Causas

La acumulación de placa y el posterior endurecimiento de las arterias restringen el flujo sanguíneo en las arterias, lo que impide que los órganos y tejidos reciban la sangre oxigenada que necesitan para funcionar.

Las siguientes son las causas más frecuentes del endurecimiento de las arterias.

Nivel elevado de colesterol

El colesterol es una sustancia amarilla y de consistencia cerosa que se encuentra naturalmente en el organismo y también en algunos alimentos. La cantidad de esta sustancia en la sangre puede aumentar y, de esta manera, puede producirse la obstrucción de las arterias. El colesterol se convierte en una placa dura que restringe u obstruye la circulación de la sangre hacia el corazón y otros órganos.

Grasa

Comer alimentos con un alto contenido de grasa también puede provocar la acumulación de placa.

Envejecimiento

A medida que se envejece, el corazón y los vasos sanguíneos deben realizar un esfuerzo cada vez mayor para bombear y recibir sangre. Es posible que las arterias se debiliten y pierdan elasticidad, lo que favorece la acumulación de placa.

Riesgos

Existen muchos factores que aumentan el riesgo de padecer ateroesclerosis. Si bien algunos pueden prevenirse, otros no.

Antecedentes familiares

Si algún familiar ha tenido ateroesclerosis, es probable que usted corra un mayor riesgo de sufrir el endurecimiento de las arterias. Esta afección, al igual que otros problemas relacionados con el corazón, puede ser hereditaria.

Falta de actividad física

La actividad física regular favorece el buen funcionamiento del corazón, ya que fortalece el miocardio y estimula la circulación de sangre y oxígeno por el organismo. Llevar un estilo de vida sedentario aumenta el riesgo de padecer una gran cantidad de afecciones médicas, incluidas las enfermedades cardíacas.

Régimen alimentario

Consumir alimentos con un alto contenido de grasas y colesterol aumenta el riesgo de sufrir ateroesclerosis.

Presión arterial elevada

La presión arterial elevada puede debilitar y dañar los vasos sanguíneos. Con el tiempo, el colesterol y otras sustancias de la sangre pueden reducir la flexibilidad de las arterias.

Tabaquismo

Fumar puede dañar los vasos sanguíneos y el corazón.

Diabetes

Las personas que padecen diabetes tienen una incidencia mucho mayor de enfermedad de las arterias coronarias.

Síntomas

La mayoría de los síntomas de la ateroesclerosis no se manifiestan hasta que se produce una obstrucción. Entre los síntomas frecuentes, se incluyen los siguientes:

  • dolor en el pecho (angina de pecho)
  • dolor en la pierna, el brazo o cualquier otro lugar donde haya una arteria obstruida
  • falta de aire
  • cansancio
  • confusión (si la obstrucción afecta la circulación al cerebro)
  • debilidad muscular en las piernas como consecuencia de la falta de circulación

También es importante reconocer los síntomas del ataque cardíaco y el accidente cerebrovascular. Ambas afecciones pueden ser causadas por la ateroesclerosis y requieren atención médica inmediata. Entre los síntomas del ataque cardíaco, se incluyen los siguientes:

  • dolor o molestias en el pecho
  • dolor en los hombros, la espalda, el cuello, los brazos y la mandíbula
  • dolor abdominal
  • falta de aire
  • sudoración
  • mareos
  • náuseas o vómitos
  • sensación de fatalidad inminente

Entre los síntomas de los accidentes cerebrovasculares, se incluyen los siguientes:

  • debilidad o entumecimiento en el rostro o las extremidades
  • problemas para hablar
  • problemas para entender lo que le dicen
  • problemas en la visión
  • pérdida del equilibrio
  • cefalea intensa y repentina

Si presenta síntomas de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular, acuda a la sala de emergencias del hospital más cercano lo antes posible.

Diagnóstico

Si tiene síntomas de ateroesclerosis, el médico le realizará una exploración física. Verificará si hay signos de pulso débil, aneurisma (un abultamiento o ensanchamiento anormal de una arteria a causa de su debilitamiento) y cicatrización lenta (indicador de una restricción en el flujo sanguíneo). Posiblemente el cardiólogo, que es un médico especialista en el corazón, le escuche el corazón para identificar cualquier ruido anormal y detectar un sonido sibilante, que indica que hay una arteria obstruida. Si piensa en una ateroesclerosis presunta, le solicitará más pruebas, entre ellas, las siguientes:

  • análisis de sangre para controlar los niveles de colesterol
  • ecografía Doppler, en la que se usan ondas de sonido para generar una imagen de la arteria que muestra si hay una obstrucción
  • índice tobillo braquial, mediante el cual se compara la presión arterial en los brazos y en las piernas para detectar una obstrucción
  • arteriografía por resonancia magnética (ARM) o angiografía por tomografía computarizada (TC) para generar imágenes de las arterias principales
  • angiografía cardíaca, que requiere la inyección de un medio de contraste radioactivo que puede verse en una radiografía para generar una imagen de las arterias del corazón
  • electrocardiograma (ECG), que mide la actividad eléctrica del corazón para identificar cualquier área con una reducción del flujo sanguíneo
  • prueba de esfuerzo (prueba de tolerancia a la actividad física), que controla la frecuencia cardíaca y la presión arterial mientras camina o corre en una cinta o una bicicleta fija

Tratamiento

El tratamiento supone un cambio en el estilo de vida en el que se limite el consumo de grasa y colesterol. Es posible que deba realizar más actividad física para mejorar la salud cardiovascular, es decir, la salud del corazón y los vasos sanguíneos.

Tal vez deba someterse a otros tratamientos médicos, como los siguientes:

Medicamentos

Los medicamentos pueden evitar que la ateroesclerosis empeore. Entre los medicamentos que se usan para tratar esta afección, se incluyen los siguientes:

  • medicamentos para reducir el colesterol, incluidos estatinas y derivados del ácido fíbrico
  • antiplaquetarios y anticoagulantes, como aspirina, para impedir que la sangre se coagule y obstruya las arterias
  • bloqueadores de células beta y bloqueadores de canales del calcio para reducir la presión arterial
  • diuréticos (píldoras contra la retención de líquidos) para reducir la presión arterial
  • inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA), que ayudan a prevenir el estrechamiento de las arterias

Intervención quirúrgica

En algunos casos, posiblemente sea necesario recurrir a una intervención quirúrgica si los síntomas son muy graves o si el tejido muscular y el cutáneo están en riesgo. Entre las posibles intervenciones quirúrgicas para tratar la ateroesclerosis, se incluyen las siguientes:

  • revascularización quirúrgica: se utiliza un vaso sanguíneo de otra parte del cuerpo o una sonda sintética para desviar la sangre y evitar su paso por una arteria que presenta una obstrucción o un estrechamiento
  • terapia trombolítica: se inyecta un medicamento en la arteria afectada para disolver el coágulo sanguíneo
  • angioplastia: se utiliza una sonda fina y flexible llamada catéter y un balón para expandir una arteria
  • endoarteriectomía: eliminación quirúrgica de los depósitos de grasa en una arteria
  • aterectomía: un procedimiento no quirúrgico que se utiliza para eliminar la placa de las arterias con un catéter equipado con un bisturí en un extremo

A largo plazo

Con tratamiento, es probable que perciba una mejoría, pero esto puede llevar tiempo. El éxito dependerá de la gravedad de la afección que lo aqueja, de la prontitud del tratamiento y de si hay o no otros órganos afectados. El endurecimiento de las arterias no puede revertirse. Sin embargo, si se trata la causa subyacente, se adopta un estilo de vida saludable y se introducen cambios en el régimen alimentario, es posible desacelerar el proceso o evitar que empeore.

Es importante trabajar junto con el médico para incorporar los cambios apropiados en su estilo de vida. También deberá tomar los medicamentos adecuados para mantener la afección bajo control y evitar complicaciones. Entre las complicaciones de la ateroesclerosis, se incluyen las siguientes:

  • insuficiencia cardíaca
  • enfermedad cardíaca
  • ataque cardíaco
  • ritmo cardíaco anormal
  • accidente cerebrovascular
  • enfermedad arterial periférica (reducción del flujo sanguíneo a brazos y piernas)
  • insuficiencia renal
  • muerte

Prevención

Mediante cambios en el estilo de vida, es posible prevenir y tratar la ateroesclerosis. Salvo en los casos graves de ateroesclerosis, el médico posiblemente le recomiende incorporar cambios en el estilo de vida como el primer paso en el tratamiento de la afección. Entre estos cambios, se incluyen los siguientes:

  • adoptar un régimen alimentario con bajo contenido de grasas saturadas y colesterol
  • evitar los alimentos grasosos
  • incorporar el pescado a su régimen alimentario dos veces por semana
  • hacer actividad física durante 30 a 60 minutos por día, seis veces por semana
  • dejar de fumar
  • perder peso si tiene sobrepeso u obesidad
  • controlar el estrés
  • tratar las afecciones asociadas con la ateroesclerosis, como la hipertensión, el colesterol elevado y la diabetes


Contenido proveído por:

Escrito por (en Inglés): Janelle Martel
Revisado médicamente (en Inglés) : George Krucik, MD

Esta función es sólo para fines informativos y no debe ser usado para reemplazar el cuidado y la información recibida por su proveedor de atención médica. Por favor, consulte a un profesional con respecto a algún problema de salud que pueda tener.
health
TOOLS
Symptom Search
Enter your symptoms in our Symptom Checker to find out possible causes of your symptoms. Go.
Drug Interaction Checker
Enter any list of prescription drugs and see how they interact with each other and with other substances. Go.
Pill Identifier
Enter its color and shape information, and this tool helps you identify it. Go.
Drugs A-Z
Find information on drug interactions, side effects, and more. Go.
Publicidad

 

 

Ofertas Y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad