Conoce más

Cerrar
Denny's Philly Cheesesteak - Descuentos para socios de AARP

Denny's

Los socios ahorran todos los días

Tarjeta de Seguro Social, los posibles cambios del seguro social

Seguro Social

Aprende a maximizar sus beneficios

Tanger Outlets

Tanger Outlets

Libro de cupones gratis para socios

Red contra el fraude

Red contra el fraude

Ve alertas de estafas en tu estado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Celebra y ahorra en tu membresía de AARP

ENCICLOPEDIA MÉDICA

Enfermedades y afecciones A – Z
powered by Talix

Dificultades para respirar

Información general

Dificultad para respirar es un término general que se emplea para referirse al malestar que se siente al respirar y la sensación de falta de aire. Este cuadro puede producirse de manera gradual o tornarse problemático repentinamente. Una persona que tiene dificultad para respirar siente que no recibe suficiente aire. Los problemas respiratorios leves, como el cansancio después de hacer ejercicios aeróbicos, no constituyen un motivo de preocupación.

La dificultad para respirar puede deberse a diversas afecciones o producirse como consecuencia del estrés y la ansiedad.

La falta de aire reiterada o la dificultad para respirar repentina e intensa pueden ser un signo de un problema de salud grave que requiere atención médica.

Causas

La dificultad para respirar muchas veces se debe a problemas ambientales simples o problemas de salud frecuentes, por ejemplo, los siguientes:

  • alergias al polvo, al moho o al polen
  • estrés y ansiedad
  • obstrucción de las vías respiratorias a causa de una congestión nasal o la presencia de flema en la garganta
  • disminución del nivel de oxígeno por la permanencia en altitudes elevadas

Según los expertos de Mayo Clinic, las afecciones pulmonares y cardíacas son las dos causas principales de la dificultad para respirar (Mayo Clinic, 2010).

Afecciones pulmonares

Existen varias afecciones pulmonares que pueden provocar dificultad para respirar; todas exigen atención médica inmediata, aunque algunas son más urgentes que otras.

  • El asma hace referencia a la inflamación y el estrechamiento de las vías respiratorias que ocasionan falta de aire, sibilancia, rigidez en el pecho y tos.
  • La neumonía es una inflamación pulmonar ocasionada por una infección. Entre los síntomas, pueden incluirse falta de aire, tos, dolor en el pecho, escalofríos, sudoración, fiebre, dolor muscular y agotamiento. En algunos casos, puede ser potencialmente mortal.
  • El término EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) se usa para referirse a un grupo de enfermedades que ocasionan dificultad para exhalar y otros síntomas, como sibilancia, tos constante y rigidez en el pecho. El enfisema, que suele producirse como consecuencia de haber fumado durante años, se encuentra dentro de esta categoría de enfermedades.
  • La embolia pulmonar es una obstrucción en una o más arterias que llegan hasta los pulmones; suele ser producto de un coágulo sanguíneo en otra parte del organismo, como la pierna, que se desplaza hasta las arterias pulmonares. Esta afección es potencialmente mortal y exige atención médica inmediata. Entre los síntomas, se incluyen inflamación de la pierna, dolor en el pecho, tos, sibilancia, sudoración profusa, frecuencia cardíaca anormal, mareos y piel azulada.
  • La hipertensión pulmonar se produce debido a un aumento en la presión arterial que afecta las arterias de los pulmones y el corazón. Suele deberse al estrechamiento o el endurecimiento de las arterias pulmonares y produce síntomas similares a los de la embolia pulmonar. Exige atención médica inmediata.
  • La laringitis es una afección respiratoria causada por una infección vírica aguda que se caracteriza por una tos perruna profunda. Consulte al médico si usted o su hijo tienen laringitis. Los niños menores de 5 años son más propensos a tener complicaciones graves (Mayo Clinic, 2010).
  • La epiglotitis hace referencia a la inflamación de la epiglotis (el tejido que cubre la tráquea) debida a una infección; es una afección potencialmente mortal que exige atención médica inmediata. Entre los síntomas, se incluyen fiebre, dolor de garganta, babeo, piel azulada, dificultad para respirar y tragar, sonidos extraños al respirar, escalofríos y ronquera. Existen vacunas para prevenir esta afección.
  • La hernia de hiato se produce cuando el estómago sobresale por el diafragma hacia el pecho. Quienes padecen esta afección quizás manifiesten dolor en el pecho, dificultad para tragar y acidez gástrica. Las hernias de hiato leves pueden tratarse con medicamentos y cambios en el estilo de vida. No obstante, quizás sea necesario realizar una intervención quirúrgica en el caso de hernias grandes o demasiado pequeñas que no responden al tratamiento.

Afecciones cardíacas

Si tiene una afección cardíaca, probablemente note que le falta el aire con mayor frecuencia. Esto se debe a que el corazón tiene dificultad para enviar sangre oxigenada al resto del organismo. Entre las posibles afecciones que pueden causar este problema, se incluyen las siguientes:

  • enfermedad de las arterias coronarias (EAC): enfermedad que ocasiona el estrechamiento y el endurecimiento de las arterias que se conectan con el corazón. Entre los síntomas, se incluyen dolor en el pecho (angina de pecho) o ataque cardíaco.
  • enfermedad cardíaca congénita: problemas en la estructura o el funcionamiento del corazón que se heredan
  • arritmias: trastornos en el ritmo o la frecuencia cardíacos que pueden provocar latidos irregulares o latidos demasiado lentos o demasiado rápidos
  • ataque cardíaco
  • insuficiencia cardíaca

Niños pequeños

Los bebés y los niños pequeños suelen presentar dificultad para respirar cuando sufren enfermedades respiratorias víricas. Los síntomas leves se producen porque los niños pequeños todavía no son capaces de eliminar la mucosidad de la nariz y la garganta. Existen varias afecciones que pueden agravar la dificultad para respirar. Sin embargo, la mayoría de los niños se recuperan fácilmente. Entre estas enfermedades, se incluyen las siguientes:

Laringismo

El laringismo es una enfermedad respiratoria generalmente causada por un virus. Si bien los niños de entre 3 meses y 5 años de edad son los más propensos a padecer laringismo, también puede afectar a niños mayores. Por lo general, la afección comienza con síntomas similares a los de un resfriado. No obstante, se caracteriza por una tos perruna que se asemeja al sonido que emiten las focas. La dificultad para respirar puede ser el resultado de la tos frecuente, que suele producirse durante la noche. En la mayoría de los casos, el laringismo desaparece antes de la semana. Por lo general, los peores episodios de tos tienen lugar durante la primera y la segunda noche. En algunos casos, las vías respiratorias superiores pueden verse afectadas por una infección bacteriana grave.

Bronquiolitis

La bronquiolitis es una infección pulmonar vírica que generalmente afecta a bebés de entre 3 y 6 meses de vida. Al principio, la enfermedad puede asemejarse a un resfriado. Sin embargo, en los días siguientes, el niño enfermo suele presentar tos, respiración acelerada y sibilancias. En la mayoría de los casos, los bebés mejoran en un lapso de una semana a 10 días.

Cuidados en el hogar para los niños

Las siguientes medidas pueden aliviar los síntomas respiratorios responsables de los problemas respiratorios que afectan a su hijo:

  • aire fresco o húmedo Lleve a su hijo afuera para que esté en contacto con el aire de la noche o abra el agua caliente en el cuarto de baño para llenarlo de vapor y permanezca allí con su hijo.
  • use un humidificador en la habitación mientras su hijo duerme
  • paracetamol (consulte al pediatra para conocer la dosis específica para bebés)

Cuándo consultar al médico

Su hijo necesita atención médica en las siguientes circunstancias:

  • La dificultad para respirar empeora o se extiende en el tiempo.
  • La respiración es acelerada (más de 40 veces en 1 minuto)
  • La piel del pecho se adhiere a las costillas cada vez que el niño respira.
  • Es necesario sentar al niño para que pueda respirar.
  • El niño tiene una enfermedad cardíaca.
  • El niño nació prematuramente.

Riesgos

El riesgo de tener dificultad para respirar aumenta si una persona está expuesta constantemente a situaciones que le generan estrés, tiene alergias o padece una afección pulmonar o cardíaca crónica. La obesidad también aumenta el riesgo de presentar esta afección, al igual que los esfuerzos físicos extremos, en particular si la actividad física se realiza en sesiones intensivas o a altitudes elevadas.

Síntomas

Una persona que tiene dificultad para respirar siente que no logra recibir suficiente oxígeno. Entre los signos específicos, se incluyen los siguientes:

  • frecuencia respiratoria acelerada
  • sibilancia (una especie de silbido que se produce al exhalar y, a veces, al inhalar)
  • uñas o boca de color azulado
  • palidez o tono de la piel grisáceo
  • sudoración en la cabeza
  • aleteo nasal

Casos de emergencia

Si la dificultad para respirar se produce de manera repentina, comuníquese con un médico del servicio de emergencias. Si la respiración disminuyó considerablemente o se detuvo, busque atención médica inmediata. Después de llamar al 911, lleve a cabo la reanimación cardiopulmonar (RCP) de emergencia si sabe cómo hacerlo.

Los siguientes síntomas, además de la dificultad para respirar, pueden indicar un problema grave, como un ataque de angina de pecho, falta de oxígeno o un ataque cardíaco. Es necesario estar atento a los siguientes síntomas:

  • fiebre
  • dolor o presión en el pecho
  • sibilancia
  • rigidez en la garganta
  • tos perruna
  • falta de aire que requiere estar sentado constantemente
  • falta de aire que interrumpe el sueño durante la noche

Diagnóstico

Para entender la causa de esta afección, el médico le hará una serie de preguntas, por ejemplo, desde cuándo tiene el problema, si es leve o intenso y si empeora al hacer esfuerzos físicos. Después de analizar sus antecedentes médicos, el médico le realizará una exploración física para observar las vías respiratorias, los pulmones y el corazón. Según lo que determine a partir de la exploración, posiblemente le recomiende someterse a una o más de las siguientes pruebas:

  • análisis de sangre para controlar los niveles de oxígeno
  • radiografía de tórax y tomografía computarizada (TC) para detectar afecciones médicas subyacentes
  • electrocardiograma (ECG) para identificar daños en el corazón
  • ecocardiograma para detectar enfermedades cardíacas, soplos o infecciones
  • pruebas de la función pulmonar para determinar si los pulmones funcionan correctamente
  • prueba de esfuerzo para verificar la reacción del corazón y los pulmones al esfuerzo físico

Tratamiento

Determinar la causa de la dificultad para respirar es la clave para un tratamiento eficaz.

Cambios en el estilo de vida

Si la causa de la dificultad para respirar es la congestión nasal, el ejercicio físico excesivo o la actividad física a altitudes elevadas, lo más probable es que el problema se normalice (si no se presenta ninguna otra afección médica). Los síntomas temporales desaparecerán cuando el resfriado se cure, cuando usted deje de ejercitar o cuando regrese a una altitud menor.

Reducción del estrés

Si la causa de la dificultad para respirar es el estrés, la solución es reducir las situaciones que le generan tensión o incorporar mecanismos de afrontamiento. La meditación, el asesoramiento psicológico, la actividad física y la risa son algunas de las estrategias para afrontar el estrés.

Medicamentos

En algunos casos, la dificultad para respirar es un síntoma de enfermedades cardíacas y pulmonares. Si este es su caso, el médico le recetará medicamentos y otros tratamientos. Si sufre de asma, por ejemplo, es posible que deba usar un inhalador inmediatamente después de que se manifiesta la dificultad para respirar. Si la causa son las alergias, probablemente le receten antihistamínicos para reducir la congestión nasal y tal vez también le recomienden evitar la exposición a factores desencadenantes, como el polvo o el polen.

En casos extremos, es posible que deban conectarlo a un respirador u hospitalizarlo para controlarlo.

Resultados

No ignore nunca el síntoma de la falta de aire, especialmente si se produce de manera repentina. Si tiene una dificultad poco frecuente para respirar, consulte al médico de inmediato para asegurarse de que no es un signo de una afección grave.

Si no se lo trata, el problema puede empeorar y ser mortal.

Llame al 911 si tiene dificultad para respirar, especialmente si se produjo de repente o trae aparejados otros síntomas, como rigidez en el pecho, cefalea, sibilancia, adormecimiento o fiebre.

Prevención

Existen varias maneras de prevenir este problema:

  • No fume.
  • Controle el peso para evitar que aumente.
  • Tome los medicamentos recetados para facilitar la respiración.
  • Haga actividad física regular para fortalecer los pulmones. No haga esfuerzos físicos excesivos, ya que pueden empeorar la dificultad para respirar. Converse con el médico acerca de cualquier programa de ejercicio nuevo, especialmente si usted tiene alguna afección cardíaca o pulmonar.


Contenido proveído por:

Escrito por (en Inglés): Chitra Badii and Marijane Leonard
Revisado médicamente (en Inglés) : George Krucik, MD

Esta función es sólo para fines informativos y no debe ser usado para reemplazar el cuidado y la información recibida por su proveedor de atención médica. Por favor, consulte a un profesional con respecto a algún problema de salud que pueda tener.
health
TOOLS
Symptom Search
Enter your symptoms in our Symptom Checker to find out possible causes of your symptoms. Go.
Drug Interaction Checker
Enter any list of prescription drugs and see how they interact with each other and with other substances. Go.
Pill Identifier
Enter its color and shape information, and this tool helps you identify it. Go.
Drugs A-Z
Find information on drug interactions, side effects, and more. Go.
Publicidad

 

 

Ofertas Y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad