Conoce más

Cerrar
Denny's Philly Cheesesteak - Descuentos para socios de AARP

Denny's

Los socios ahorran todos los días

Tarjeta de Seguro Social, los posibles cambios del seguro social

Seguro Social

Aprende a maximizar sus beneficios

Tanger Outlets

Tanger Outlets

Libro de cupones gratis para socios

Red contra el fraude

Red contra el fraude

Ve alertas de estafas en tu estado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Celebra y ahorra en tu membresía de AARP

ENCICLOPEDIA MÉDICA

Enfermedades y afecciones A – Z
powered by Talix

Enfermedad de Crohn

Información general

La enfermedad de Crohn es una afección intestinal crónica que causa una grave inflamación del tracto digestivo. Los síntomas comunes son dolor en el abdomen y diarrea y es probable que la enfermedad afecte la calidad de vida del paciente. Se caracteriza por manifestarse con períodos de exacerbaciones alternados con períodos de remisiones. La enfermedad recibe su nombre del Dr. Burill B. Crohn, quien, en 1932, fue el primero en describirla.

El National Digestive Diseases Information Clearinghouse [Centro Coordinador Nacional de Información sobre las Enfermedades Digestivas] estima que más de 400.000 estadounidenses tienen la enfermedad de Crohn. Sin embargo, según los Centers for Disease Control and Prevention [Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, CDC], es difícil establecer una cifra exacta debido a la falta de estándares para la realización del diagnóstico y a que muchos casos de la enfermedad se clasifican en forma incorrecta.

La enfermedad de Crohn forma parte de un gran grupo de afecciones conocidas como enfermedades intestinales inflamatorias. Puede manifestarse en cualquier parte del tracto gastrointestinal, de la boca al ano. Por lo general, se presenta en el intestino delgado distal y en el colon, pero también puede formarse en cualquier parte del tracto intestinal, lo cual dificulta la realización del diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad.

Con el tiempo, la enfermedad provoca úlceras (pequeñas llagas) que se extienden a través de las capas del tracto intestinal. A raíz de ello, se pueden presentar algunas complicaciones graves, como las siguientes:

  • estenosis (estrechamiento del intestino)
  • fístulas (conexión anormal)
  • fisuras anales (desgarros dolorosos en la piel que rodea el ano)
  • úlceras del tracto gastrointestinal
  • absorción insuficiente (falta de absorción de nutrientes que causa pérdida de peso)

Causas

Aún no se ha determinado la causa exacta que origina la enfermedad de Crohn. Esta enfermedad es un trastorno autoinmune, lo cual significa que tanto los factores genéticos como los del entorno hacen que el sistema inmunitario del paciente ataque sus propias células intestinales.

Riesgos

Si bien se conocen algunos factores de riesgo, ninguno de ellos puede prevenirse.

Edad

En la mayoría de los casos, la enfermedad de Crohn afecta a personas de entre 15 y 35 años de edad.

Antecedentes familiares

El riesgo aumenta en las personas con antecedentes familiares de la enfermedad de Crohn.

Antecedentes de trastornos autoinmunes

En caso de que el paciente presente otro trastorno autoinmune (por ejemplo, artritis reumatoide), el riesgo de contraer la enfermedad de Crohn también será mayor.

Raza/Origen étnico

Si bien la enfermedad puede afectar a personas de cualquier raza, tiende a ser más frecuente en las de Europa Oriental y en los judíos estadounidenses de ascendencia europea.

Síntomas

Los síntomas varían según la gravedad de la enfermedad y la ubicación de la inflamación. No obstante, los síntomas generales incluyen dolores abdominales y cólicos intensos durante un episodio grave. Entre los demás síntomas que pueden percibirse, se encuentran pérdida de peso, diarrea que puede incluir sangre o moco, fiebre y fatiga.

Debido a que se trata de una enfermedad relacionada con el sistema inmunitario, los síntomas también pueden presentarse fuera del tracto gastrointestinal. La enfermedad también puede producirse con artritis, sarpullidos en la piel, llagas dentro de la boca, osteoporosis y cálculos biliares.

Diagnóstico

La enfermedad de Crohn resulta difícil de diagnosticar porque sus síntomas son muy similares a los de muchas otras enfermedades, tales como la parasitosis, la diverticulitis (enfermedad habitual que se origina en el intestino grueso), la celiaquía (una afección que daña el intestino delgado) y el cáncer de colon. Por otro lado, también resulta difícil diagnosticarla porque aún no existe ningún análisis de sangre específico capaz de detectar la enfermedad de Crohn.

El médico tendrá en cuenta diversos factores para diagnosticar la enfermedad de Crohn. Entre ellos, se incluyen los siguientes:

Antecedentes y exploraciones físicas

En primer lugar, el médico elaborará una historia clínica detallada de los síntomas del paciente y le preguntará si tiene antecedentes familiares de trastornos autoinmunes.

Radiografía abdominal

Se realiza para analizar si existe un estrechamiento o una obstrucción del intestino, los cuales pueden representar una emergencia médica.

Ecografía

A través de este estudio, es posible descartar enfermedades de otros órganos abdominales, como el hígado, la vesícula biliar o el páncreas.

TC o IRM

Estos estudios de diagnóstico por imágenes se utilizan para analizar si existe alguna complicación causada por la enfermedad, como fístulas o abscesos.

Colonoscopía

Es el estudio de referencia para diagnosticar la enfermedad de Crohn. Por medio de una colonoscopía, el médico puede acceder al interior de la pared intestinal y extraer una muestra del tejido para su posterior análisis.

Tratamiento

La enfermedad de Crohn no tiene cura; por lo tanto, los médicos solo pueden tratar de evitar que se originen complicaciones y controlar la inflamación. Como la enfermedad tiene una alternancia entre períodos de exacerbaciones y remisiones, el tratamiento se orienta a ayudar al paciente a evitar las exacerbaciones. Además, el tratamiento varía según la gravedad de la afección y su ubicación.

Algunas de las opciones de tratamiento incluyen las siguientes:

Medicamentos

Para controlar la enfermedad de Crohn, es posible utilizar una gran variedad de medicamentos, de los cuales puede tomarse uno solo o una combinación de ellos.

Los corticoesteroides pueden administrarse para controlar la inflamación y calmar el sistema inmunitario. Los esteroides suelen indicarse durante un corto período en casos de exacerbaciones, ya que el uso crónico de estos medicamentos trae aparejados efectos secundarios.

Los aminosalicilatos son fármacos antiinflamatorios indicados para tratar síntomas leves a moderados, que le permiten al paciente permanecer en períodos de remisión.

Los inmunodepresores se indican para ayudar al paciente a permanecer en períodos de remisión, ya que tienen la capacidad de calmar el sistema inmunitario si este presenta demasiada actividad.

Los antibióticos se recetan para prevenir y tratar la infección o para disminuir la proliferación de bacterias en el tracto gastrointestinal.

Los agentes biológicos son similares a los fármacos que se utilizan en quimioterapia y se indican para los casos más graves. Estos medicamentos pueden administrarse en forma oral o intravenosa, o mediante una autoinyección.

Cirugía

Según la ubicación y la gravedad de la afección, puede llegar a ser necesaria la extracción de una porción afectada del intestino. Desafortunadamente, mediante este procedimiento no es posible curar la enfermedad. La enfermedad de Crohn es una afección crónica que, a menudo, vuelve a aparecer en algún momento de la vida. También existen casos en los que resulta necesario extraer una úlcera u obstrucción presentes en el tracto digestivo.

Por ende, se realiza una cirugía con extremo cuidado, en la que se intenta conservar la máxima longitud posible del intestino a fin de evitar futuras complicaciones.

Nutrición

Por lo general, las personas con enfermedad de Crohn presentan bajo peso, debido a que la inflamación intestinal interfiere en la absorción de los alimentos. En consecuencia, el médico puede indicar algún suplemento alimenticio o asistencia nutricional.

Control del estrés

El estrés puede aumentar la frecuencia y la gravedad de las exacerbaciones. Para que el plan de tratamiento sea satisfactorio, es importante controlar el estrés y contar con apoyo emocional.

Prevención

Si bien las exacerbaciones no pueden prevenirse, es probable disminuir su gravedad mediante ciertos cambios en el estilo de vida.

Cambios en la alimentación

Un régimen alimentario bajo en fibras puede ayudar a disminuir la frecuencia de las defecaciones y a reducir la diarrea. Para muchas personas con la enfermedad de Crohn, reducir la ingesta de alimentos que producen flatulencias, como judías, coles, brócoli, frutas crudas y jugos, también les resulta útil para disminuir la diarrea y las flatulencias. La reducción de lácteos es otro factor que ayuda a controlar la enfermedad. Probablemente, el nutricionista también recomiende un régimen basado en la ingesta diaria de seis comidas frugales y más seguidas, en lugar de tres platos abundantes de comida.

Estrés

Reducir el estrés y aprender a controlarlo a través del ejercicio y técnicas de relajación puede ayudar a disminuir los síntomas.

Tabaquismo

Según estudios recientes, el consumo de tabaco, incluso en forma leve, puede aumentar la gravedad de las exacerbaciones.

Cumplimiento

A fin de evitar complicaciones u hospitalizaciones, los pacientes con la enfermedad de Crohn deben tomar los medicamentos tal como lo haya recetado el médico y cumplir con el plan de tratamiento indicado.

Padecer la enfermedad de Crohn puede suponer un desafío para toda la vida. Si el paciente sigue las recomendaciones del médico y cumple con su plan de tratamiento y con el régimen alimentario, su calidad de vida probablemente mejorará en forma significativa.


Contenido proveído por:

Escrito por (en Inglés): Andrea Wodele and Jennifer Nelson
Revisado médicamente (en Inglés) : George Krucik, MD

Esta función es sólo para fines informativos y no debe ser usado para reemplazar el cuidado y la información recibida por su proveedor de atención médica. Por favor, consulte a un profesional con respecto a algún problema de salud que pueda tener.
health
TOOLS
Symptom Search
Enter your symptoms in our Symptom Checker to find out possible causes of your symptoms. Go.
Drug Interaction Checker
Enter any list of prescription drugs and see how they interact with each other and with other substances. Go.
Pill Identifier
Enter its color and shape information, and this tool helps you identify it. Go.
Drugs A-Z
Find information on drug interactions, side effects, and more. Go.
Publicidad

 

 

Ofertas Y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad