Conoce más

Cerrar
Denny's Philly Cheesesteak - Descuentos para socios de AARP

Denny's

Los socios ahorran todos los días

Tarjeta de Seguro Social, los posibles cambios del seguro social

Seguro Social

Aprende a maximizar sus beneficios

Tanger Outlets

Tanger Outlets

Libro de cupones gratis para socios

Red contra el fraude

Red contra el fraude

Ve alertas de estafas en tu estado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Celebra y ahorra en tu membresía de AARP

ENCICLOPEDIA MÉDICA

Enfermedades y afecciones A – Z
powered by Talix

Espondilosis cervical

Información general

Se trata de un trastorno relacionado, generalmente, con la edad, que afecta las articulaciones del cuello y se produce por el desgaste normal del cartílago y de los huesos que conforman la columna cervical. Si bien por lo general se produce como consecuencia de la edad, también puede aparecer por otras causas. Existen algunos nombres alternativos para referirse a la espondilosis cervical, entre ellos, osteoartritis cervical y artritis del cuello.

Según Mayo Clinic, más del 90 por ciento de las personas mayores de 65 años presentan espondilosis cervical; sin embargo, en algunos casos es tan leve, que las personas nunca llegan a presentar síntomas. (Mayo Clinic)

En cambio, en otras personas, puede provocar un dolor crónico; a pesar de ello, esto no les impide realizar sus tareas normales cotidianas.

Causas y riesgos

Envejecimiento

Por lo general, la espondilosis cervical aparece a partir de los cambios que se producen en las articulaciones del cuello a medida que la persona envejece. Es probable que, cuando la persona esté próxima a cumplir 40 años, los discos de la columna se sequen y reduzcan su tamaño, lo cual hace que disminuya la amortiguación entre los huesos del cuello.

Estos discos también pueden sufrir quebraduras a una edad avanzada, por lo que pueden llegar a sobresalir o herniarse. También pueden presentarse espolones en los huesos, o crecimientos anormales en los huesos. Las hernias de disco y los espolones en los huesos pueden ejercer mayor presión sobre la médula espinal y las raíces nerviosas, lo que causa dolor en las articulaciones.

Con el paso de los años, los ligamentos de la columna, es decir, las hebras de tejido que conectan los huesos, también pueden volverse más rígidas; esto dificulta el movimiento del cuello o causa más dolor al moverlo.

Otros factores

La espondilosis cervical también puede presentarse a causa de otros factores diferentes de la edad. Entre ellos, se incluyen los siguientes:

  • lesiones en el cuello
  • actividades laborales en las que se tensiona el cuello de más debido a un esfuerzo por levantar objetos pesados
  • mantener el cuello en una posición incómoda durante un largo período o repetir los mismos movimientos con el cuello durante todo el día (esfuerzo repetitivo)
  • factores genéticos (antecedentes familiares de espondilosis cervical)
  • fumar
  • sobrepeso e inactividad física

Síntomas

En la mayoría de los casos, las personas que presentan espondilosis cervical no perciben ningún síntoma. Cuando los síntomas aparecen, pueden ser de leves a intensos y pueden evolucionar de a poco o presentarse súbitamente.

Uno de los síntomas comunes es el dolor alrededor del omóplato. Las personas se quejan de dolor en el brazo y en los dedos. Este dolor puede empeorar cuando la persona se pone de pie o se sienta, estornuda o tose, o inclina el cuello hacia atrás.

Otro de los síntomas comunes es la debilidad muscular, que se percibe cuando resulta difícil levantar los brazos o sujetar objetos con firmeza.

Entre otros síntomas comunes, se incluyen los siguientes:

  • rigidez en el cuello que empeora con el tiempo
  • dolores de cabeza que se perciben mayormente en la parte posterior de la cabeza
  • cosquilleo o adormecimiento, especialmente en los hombros y brazos, pero que también puede manifestarse en las piernas

Entre los síntomas menos frecuentes, pueden encontrarse la pérdida de equilibrio o la pérdida del control de esfínteres.

Si usted llegara a percibir un cosquilleo o adormecimiento repentino en los hombros, brazos o piernas, o si perdiera el control de esfínteres, consulte a su médico y solicite asistencia médica lo antes posible.

Diagnóstico

Exploración física

En primer lugar, el médico le hará varias preguntas con respecto a los síntomas que presenta. Luego le realizará una serie de pruebas; los exámenes más habituales incluyen analizar los reflejos, controlar si presenta debilidad muscular y examinar la amplitud de los movimientos del cuello. Posiblemente, el médico también desee observar su modo de caminar. Todos estos exámenes permiten determinar si existe demasiada presión sobre la médula espinal y los nervios.

En el caso de que el médico sospeche que usted presenta espondilosis cervical, para confirmar el diagnóstico, le solicitará la realización de pruebas de diagnóstico por imágenes y análisis de la función nerviosa.

Pruebas de diagnóstico por imágenes

  • Las radiografías pueden utilizarse para detectar espolones u otras anomalías en los huesos.
  • Una tomografía computarizada (TC) puede proporcionar imágenes más detalladas del cuello.
  • Las resonancias magnéticas (RM), que se producen a través de ondas de radio y un campo magnético, ayudan a localizar nervios pinzados.
  • Se realiza una mielografía mediante la inyección de un medio de contraste para resaltar determinadas áreas de la médula; luego se realiza una radiografía o TC para obtener imágenes más detalladas de estas áreas.

Análisis de la función nerviosa

  • Se utiliza una electromiografía (EMG), la cual mide la actividad eléctrica de los nervios, para verificar si los nervios funcionan correctamente cuando se envían señales a los músculos.
  • Se utiliza un estudio de conducción nerviosa para controlar la velocidad y la fuerza de las señales que envían los nervios. Esto se logra mediante la colocación de electrodos sobre la piel en las área donde se encuentran los nervios.

Tratamiento

Los tratamientos para la espondilosis cervical tienen como objetivo aliviar el dolor, pero también disminuyen el riesgo de que el daño se vuelva permanente y ayudan al paciente a continuar con su vida normal. Por lo general, los métodos no quirúrgicos resultan muy eficaces.

Fisioterapia

Es probable que el médico lo derive a un fisioterapeuta para recibir tratamiento. La fisioterapia no solo lo ayudará a estirar los músculos del cuello y de los hombros, sino que, además, los fortalecerá, lo cual le permitirá aliviar el dolor. También puede someterse a una tracción cervical, que consiste en utilizar pesas para aumentar el espacio entre las articulaciones cervicales y relajar la presión que hay sobre los discos cervicales y las raíces nerviosas.

Medicamentos

En el caso de que los medicamentos de venta libre no hagan ningún efecto, el médico podrá recetarle medicamentos específicos. Entre ellos, se incluyen los siguientes:

  • miorrelajante, como ciclobenzaprina, para tratar los espasmos musculares
  • analgésicos opiáceos, como hidrocodona, para aliviar el dolor
  • medicamentos anticonvulsivos, como gabapentina, para aliviar el dolor causado por un daño en el sistema nervioso
  • inyecciones de esteroides, como prednisona, para aliviar el dolor

Cirugía

En el caso de que presente un cuadro grave de espondilosis y que este no mejore con otras formas de tratamiento, es probable que necesite recurrir a una cirugía. La cirugía puede incluir la extracción de espolones en los huesos, partes de los huesos del cuello o hernias de disco a fin de que los nervios y la médula espinal tengan más espacio. Sin embargo, son muy poco frecuentes los casos de espondilosis cervical que requieren cirugía.

Cambios

Si el dolor que usted siente es leve, puede intentar hacer algunos cambios en su vida cotidiana con el fin de aliviarlo. Puede tomar un analgésico de venta libre, como paracetamol, o un antiinflamatorio, como naproxeno. También puede colocarse una almohadilla caliente o una compresa fría en el cuello para aliviar la molestia de los músculos doloridos. La actividad física regular puede ayudarlo a recuperarse más rápidamente. Si utiliza un soporte o collarín cervical blando, podrá calmar momentáneamente el dolor; pero evite utilizarlo durante períodos prolongados, porque podría debilitar sus músculos.


Contenido proveído por:

Escrito por (en Inglés): Amanda Delgado
Revisado médicamente (en Inglés) : Brenda B. Spriggs, MD, MPH, FACP

Esta función es sólo para fines informativos y no debe ser usado para reemplazar el cuidado y la información recibida por su proveedor de atención médica. Por favor, consulte a un profesional con respecto a algún problema de salud que pueda tener.
health
TOOLS
Symptom Search
Enter your symptoms in our Symptom Checker to find out possible causes of your symptoms. Go.
Drug Interaction Checker
Enter any list of prescription drugs and see how they interact with each other and with other substances. Go.
Pill Identifier
Enter its color and shape information, and this tool helps you identify it. Go.
Drugs A-Z
Find information on drug interactions, side effects, and more. Go.
Publicidad

 

 

Ofertas Y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad