Conoce más

Cerrar
Denny's Philly Cheesesteak - Descuentos para socios de AARP

Denny's

Los socios ahorran todos los días

Tarjeta de Seguro Social, los posibles cambios del seguro social

Seguro Social

Aprende a maximizar sus beneficios

Tanger Outlets

Tanger Outlets

Libro de cupones gratis para socios

Red contra el fraude

Red contra el fraude

Ve alertas de estafas en tu estado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Celebra y ahorra en tu membresía de AARP

ENCICLOPEDIA MÉDICA

Enfermedades y afecciones A – Z
powered by Talix

Infecciones de las vías urinarias en los niños

Información general

Las infecciones de las vías urinarias (IVU) son bastante frecuentes en los niños. Según el National Kidney and Urologic Diseases Information Clearinghouse [Centro Nacional de Intercambio de Información sobre Enfermedades Renales y Urológicas, NKUDIC], afectan a aproximadamente el tres por ciento de los niños en los Estados Unidos todos los años (NKUDIC, 2011).

Normalmente, los gérmenes que ingresan en la uretra se eliminan de inmediato con la orina. No obstante, si las bacterias no se expulsan de este modo, pueden crecer dentro de las vías urinarias y provocar una infección. Las vías urinarias son las partes del organismo que se encargan de la producción de orina; específicamente, se componen de los siguientes órganos:

  • una vejiga que almacena la orina hasta que se elimina del organismo
  • dos riñones que filtran la sangre y el exceso de agua para producir orina
  • dos uréteres o conductos que transportan la orina desde los riñones hasta la vejiga
  • una uretra o un conducto que transporta la orina de la vejiga al exterior

Los niños pueden contraer una IVU si ingresan bacterias en las vías urinarias y estas se desplazan hasta la uretra y el organismo. Los dos tipos de IVU más frecuentes en los niños son las infecciones en la vejiga y en los riñones. Cuando la IVU afecta la vejiga, se la denomina cistitis. Si la infección se disemina de la vejiga a los riñones, se la denomina pielonefritis. Ambos tipos pueden tratarse con antibióticos; sin embargo, las infecciones renales pueden provocar complicaciones de salud más graves si no se las trata.

Causas

Las IVU pueden deberse a varios gérmenes, pero generalmente son producto de bacterias que ingresan en las vías urinarias desde la piel que rodea el ano o la vagina. La bacteria que ocasiona IVU con mayor frecuencia es la Escherichia coli (E. coli), que se origina en los intestinos. La mayoría de las IVU se producen cuando esta bacteria pasa del ano a la uretra.

Riesgos

Las IVU son más frecuentes en las niñas, especialmente cuando están aprendiendo a ir al baño. Las niñas son más propensas porque la uretra es más corta y está más cerca del ano, lo que facilita el ingreso de bacterias. Los niños menores de un año que no están circuncidados también tienen un riesgo levemente mayor de contraer una IVU. El riesgo general de contraer una IVU en la infancia es del dos por ciento en los varones y del ocho por ciento en las niñas (NKUDIC, 2011).

Por lo general, la uretra no contiene gérmenes, pero ciertas circunstancias pueden facilitar el ingreso o la permanencia de bacterias en las vías urinarias. Los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de que un niño contraiga una IVU:

  • deformidad estructural u obstrucción en uno de los órganos de las vías urinarias
  • funcionamiento anormal de las vías urinarias
  • reflujo vesicoureteral: una anomalía congénita que provoca el flujo retrógrado anormal de la orina
  • baños de espuma (en las mujeres)
  • ropa ajustada (en las mujeres)
  • limpiarse desde atrás hacia adelante después de defecar
  • higiene y hábitos de aseo deficientes
  • micciones poco frecuentes o contención de las micciones durante períodos prolongados

Síntomas

Los síntomas pueden variar según la gravedad de la infección y la edad del niño. Los bebés y los niños muy pequeños quizás no presenten ningún síntoma. Si se trata de niños más grandes, es posible que los síntomas sean muy generales; entre ellos, pueden incluirse los siguientes:

  • fiebre
  • falta de apetito
  • vómitos
  • diarrea
  • sensación de estar enfermo

Los demás síntomas varían según la parte de las vías urinarias donde se produjo la infección. Si el niño tiene una infección en la vejiga, tal vez tenga los siguientes síntomas:

  • sangre en la orina
  • orina turbia
  • orina con mal olor
  • dolor, puntadas o ardor al orinar
  • presión o dolor en la parte inferior de la pelvis o la zona lumbar, debajo del ombligo
  • micciones frecuentes
  • necesidad de levantarse a orinar durante la noche
  • necesidad de orinar aunque el volumen de orina sea mínimo
  • accidentes con la orina después de haber aprendido a ir al baño

Si la infección se diseminó a los riñones, la afección es más grave. Es posible que el niño presente síntomas más intensos; entre ellos, los siguientes:

  • irritabilidad
  • escalofríos y temblores
  • fiebre alta
  • piel enrojecida o caliente
  • náuseas y vómitos
  • dolor en el costado o en la espalda
  • dolor abdominal intenso
  • cansancio intenso

Los signos iniciales de una IVU en un niño pueden pasar desapercibidos fácilmente. Los niños más pequeños quizás tengan dificultades para describir el motivo de las molestias. Si el niño parece enfermo y tiene fiebre alta pero no presenta goteo nasal, dolor de oído ni ninguna otra afección evidente, consulte al médico para que determine si se trata de una IVU.

Complicaciones

El diagnóstico y el tratamiento precoces pueden prevenir complicaciones médicas graves a largo plazo. Si no se trata, una IVU puede causar una infección renal que podría provocar afecciones más graves como las siguientes:

  • absceso renal
  • deterioro de la función renal o insuficiencia renal
  • hidronefrosis o inflamación de los riñones

Diagnóstico

Si el niño tiene síntomas asociados a una IVU, comuníquese con el médico de inmediato. Para ofrecer un diagnóstico preciso, es necesaria una muestra de orina, que puede usarse para lo siguiente:

  • análisis de orina: se examina la muestra al microscopio y se determina si contiene bacterias o pus.
  • urocultivo: es un análisis de laboratorio que suele demorar entre 24 y 48 horas y consiste en analizar la muestra para identificar el tipo de bacteria que provoca la IVU, la cantidad existente y el tratamiento adecuado con antibióticos.

Recolectar una muestra de orina limpia puede ser todo un desafío en el caso de los niños que aún no aprendieron a usar el baño. No es posible obtener una muestra adecuada de un pañal mojado. El médico tal vez use una de las siguientes técnicas para obtener la muestra de orina:

  • bolsa de recolección de orina: es una bolsa plástica que se coloca sobre los genitales para recolectar la orina, aunque el contacto con la piel puede contaminar la muestra.
  • recolección de orina con catéter: se inserta un tubo de plástico o catéter en la punta del pene o en la uretra y se lo dirige hasta la vejiga para recolectar orina.

Es posible que el médico recomiende otras pruebas de diagnóstico para determinar si la causa de la IVU es una anomalía en las vías urinarias. Si el niño tiene una infección renal, también pueden solicitarse pruebas para determinar si existe daño renal. El médico quizás solicite las siguientes pruebas de diagnóstico por imágenes:

  • ecografía de los riñones y la vejiga
  • cistouretrograma miccional (VCUG): una radiografía que se toma cuando el niño tiene la vejiga llena. El médico inyecta un medio de contraste y luego le pide al niño que orine (por lo general, a través de un catéter) para observar cómo sale la orina del organismo. Esta prueba permite detectar anomalías estructurales que podrían causar la IVU.
  • gammagrafía renal (DMSA): es una prueba nuclear que toma imágenes de los riñones después de que se inyecta un material radioactivo por vía intravenosa, llamado isótopo
  • tomografía computarizada (TC) o resonancia magnética (RM) de los riñones y la vejiga

Las pruebas pueden hacerse mientras el niño tiene la infección. A menudo, se realizan semanas o meses después del tratamiento para determinar si existen daños residuales.

Tratamiento

Para evitar que se produzcan daños renales, es necesario tratar la IVU con antibióticos de inmediato. El tipo de antibiótico y la duración del tratamiento dependerán del tipo de bacteria que provocó la IVU y de la gravedad de la infección.

Los antibióticos que se usan con mayor frecuencia para el tratamiento de las IVU son los siguientes:

  • amoxicilina
  • amoxicilina y ácido clavulánico
  • cefalosporinas
  • doxiciclina (solo en niños de más de 8 años de edad)
  • nitrofurantoína
  • trimetoprima-sulfametoxazol

Si al niño le diagnostican una infección simple en la vejiga, es probable que el tratamiento consista en tomar antibióticos por vía oral en el hogar. No obstante, las infecciones más graves quizás requieran hospitalización y la administración de líquidos o antibióticos por vía intravenosa.

La hospitalización suele ser necesaria en los siguientes casos:

  • si el niño tiene menos de seis meses de vida
  • si el niño tiene fiebre alta
  • si es probable que el niño tenga una infección renal
  • si la sangre también presenta una infección por bacterias
  • si el niño está deshidratado, vomita o no puede tomar medicamentos orales por algún otro motivo

También es posible que le receten analgésicos para reducir las molestias al orinar.

Si el niño realiza un tratamiento con antibióticos en el hogar, usted puede tomar las siguientes medidas para garantizar que el resultado sea favorable:

  • dele los medicamentos recetados durante el período que indique el médico, incluso una vez que el niño comience a sentirse bien
  • tómele la temperatura a la mañana y a la noche
  • controle la frecuencia de las micciones
  • pregúntele si siente dolor o ardor al orinar
  • asegúrese de que beba mucho líquido

Durante el tratamiento, debe consultar al médico si los síntomas continúan o empeoran o si el niño tiene una fiebre superior a los 38,3 ºC o, en el caso de un bebé, si la temperatura es superior a los 38 ºC. También debe buscar atención médica si el niño presenta síntomas nuevos, como dolor o cambios en el volumen de orina.

A largo plazo

Con un diagnóstico y un tratamiento precoces, es posible lograr una recuperación total. Sin embargo, algunos niños quizás necesiten tratamiento durante períodos que van desde seis meses hasta dos años.

Si el niño tiene reflujo vesicoureteral, una anomalía congénita que produce el flujo retrógrado anormal de la orina desde la vejiga hasta los uréteres y que hace que la orina se dirija hacia los riñones en lugar de la uretra, es probable que deba realizar un tratamiento con antibióticos a largo plazo. Según KidsHealth.org, entre el 30 y el 50 por ciento de los niños con una IVU presentan este trastorno (KidsHealth, 2012). El reflujo vesicoureteral puede producir IVU crónicas en los niños, lo cual aumenta el riesgo de que padezcan daños renales y, con el paso del tiempo, insuficiencia renal. En casos graves, se realiza una intervención quirúrgica. Por lo general, las IVU desaparecen a medida que los niños crecen, aunque es posible que estos presenten daños renales o insuficiencia renal en la adultez.

Prevención

Para prevenir la posibilidad de que un niño tenga una IVU, usted puede implementar las siguientes técnicas de eficacia comprobada:

  • No deje que las niñas tomen baños de espuma, ya que permiten el ingreso de bacterias y jabón en la uretra.
  • No deje que su hijo use ropa interior y vestimenta ajustadas, especialmente en el caso de las niñas.
  • Asegúrese de que beba suficiente líquido.
  • No permita que consuma cafeína, ya que puede irritar la vejiga.
  • Si se trata de un niño más pequeño, cámbiele los pañales con frecuencia.
  • Si se trata de un niño más grande, enséñele a mantener una buena higiene para que el área genital esté siempre limpia.
  • Aliente al niño para que vaya al baño con frecuencia en lugar de contener las ganas de orinar.
  • Enséñele a limpiarse correctamente, especialmente después de defecar. Limpiarse desde adelante hacia atrás reduce la posibilidad de que ingresen bacterias del ano a través de la uretra.

Si el niño tiene IVU con frecuencia, es posible que el médico recomiende un tratamiento preventivo con antibióticos. Siga las indicaciones y continúe el tratamiento aunque el niño no presente síntomas de una IVU.


Contenido proveído por:

Escrito por (en Inglés): Anna Giorgi
Revisado médicamente (en Inglés) : George Krucik, MD

Esta función es sólo para fines informativos y no debe ser usado para reemplazar el cuidado y la información recibida por su proveedor de atención médica. Por favor, consulte a un profesional con respecto a algún problema de salud que pueda tener.
health
TOOLS
Symptom Search
Enter your symptoms in our Symptom Checker to find out possible causes of your symptoms. Go.
Drug Interaction Checker
Enter any list of prescription drugs and see how they interact with each other and with other substances. Go.
Pill Identifier
Enter its color and shape information, and this tool helps you identify it. Go.
Drugs A-Z
Find information on drug interactions, side effects, and more. Go.
Publicidad

 

 

Ofertas Y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad