Conoce más

Cerrar
Denny's Philly Cheesesteak - Descuentos para socios de AARP

Denny's

Los socios ahorran todos los días

Tarjeta de Seguro Social, los posibles cambios del seguro social

Seguro Social

Aprende a maximizar sus beneficios

Tanger Outlets

Tanger Outlets

Libro de cupones gratis para socios

Red contra el fraude

Red contra el fraude

Ve alertas de estafas en tu estado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Celebra y ahorra en tu membresía de AARP

ENCICLOPEDIA MÉDICA

Enfermedades y afecciones A – Z
powered by Talix

Prevención de la demencia

En la actualidad, la mayoría de las causas de la demencia no pueden prevenirse. No obstante, el National Institute on Aging [Instituto Nacional sobre el Envejecimiento, NIA] de los National Institutes of Health [Institutos Nacionales de la Salud, NIH], junto con diferentes compañías farmacéuticas, fundaciones, organizaciones sin fines de lucro y otras entidades, tiene una participación activa ya que facilita investigaciones y estudios clínicos mediante los cuales se intenta desacelerar, retardar y prevenir muchas formas de demencia, particularmente la enfermedad de Alzheimer (EA).

Si bien no existen fórmulas farmacológicas mágicas para prevenir la demencia, numerosas investigaciones indican que pueden tomarse ciertas medidas para reducir el riesgo de padecer afecciones que pueden dar lugar a la demencia, particularmente la enfermedad de Alzheimer.

Qué puede hacer

Se sabe que, efectivamente, es posible reducir el riesgo de padecer demencia vascular que es causada por una serie de accidentes cerebrovasculares menores: Si fuma, deje de hacerlo y si tiene presión arterial elevada o diabetes, consulte al médico. Además, muchos estudios indican que seguir un régimen alimentario con bajo contenido de grasas y hacer actividad física regularmente también contribuyen a reducir el riesgo de padecer demencia vascular.

Recuerde que también existen algunas afecciones que se asemejan a la demencia o que presentan síntomas similares a los de la demencia (como cambios en los niveles de glucemia, sodio y calcio y niveles bajos de vitamina B12) que, si se detectan de manera precoz, pueden tratarse. Por esta razón, es importante no posponer la consulta con un profesional médico calificado que realizará el diagnóstico lo antes posible.

El tema es el siguiente: En lo que respecta a la prevención de los diferentes tipos de demencia (en contraposición con la reducción del riesgo), no se sabe nada con certeza. Sin embargo, los científicos de todo el mundo trabajan día a día para obtener respuestas. En la actualidad, de la afección que más se sabe es de la enfermedad de Alzheimer, que es la forma más frecuente de demencia y también la más estudiada. Por lo tanto, tenga en cuenta la siguiente información aportada por estos estudios:

Régimen alimentario

Existen pruebas interesantes que indican que adoptar una dieta mediterránea puede reducir el riesgo de padecer EA. Se trata de un régimen alimentario que incluye relativamente poca cantidad de carnes rojas y se centra en los cereales, las frutas y verduras, los pescados y mariscos, los frutos secos, el aceite de oliva y otras grasas saludables.

A través de otros estudios, se han analizado los alimentos ricos en antioxidantes y componentes antinflamatorios para determinar si inciden en los cambios a nivel cerebral relacionados con la edad. Por ejemplo, mediante estudios realizados en ratas y ratones se ha demostrado que complementar el régimen alimentario con arándanos, frutillas y zarzamoras puede mejorar la función cognitiva, tanto durante el proceso de envejecimiento normal como en animales criados para padecer EA. Mediante otro estudio, se descubrió que la curcumina, el ingrediente principal de la cúrcuma (la especia que le aporta a la mostaza su color amarillo brillante característico), puede inhibir la acumulación de las tan nocivas placas de amiloide en el cerebro de los roedores.

Ejercitación mental

Según ciertos estudios, mantener el cerebro activo se asocia con un menor riesgo de padecer EA. Por ejemplo, en el marco de un estudio a largo plazo bastante popular denominado Estudio de órdenes religiosas, los investigadores les pidieron regularmente a los más de 700 participantes -monjas, sacerdotes y hermanos religiosos de la tercera edad- que describieran la cantidad de tiempo que dedicaban a siete actividades que suponían el procesamiento de información. Estas actividades incluían escuchar la radio, leer el periódico, armar rompecabezas y visitar museos.

Después de realizar un seguimiento de los participantes durante cuatro años, los investigadores determinaron que el riesgo de padecer EA fue un 47 por ciento menor, en promedio, en quienes participaban frecuentemente en este tipo de actividades que en quienes no lo hacían con tanta frecuencia. Según otros estudios, las personas que han alcanzado niveles superiores de educación parecen gozar de un efecto protector tanto en lo relativo a los resultados cognitivos (p. ej., pensar, razonar) como emocionales.

Los especialistas en materia de salud creen que este nivel de ejercicio mental crea o contribuye a crear una especie de reserva cognitiva. Dicho de otro modo, no es que esta población simplemente no sea tan propensa a padecer EA, sino que ha desarrollado una mayor cantidad de neuronas y vías en el cerebro.

Piénselo así: Supongamos que normalmente el cerebro cuenta con un único camino para transportar información desde el punto A hasta el punto B y en algún punto del camino se produce un corte de ruta o se llega a un callejón sin salida. La información no logrará llegar al punto B. Sin embargo, las personas que han desarrollado nuevas maneras de pensar acerca de nuevas cosas, han construido en el cerebro una gran cantidad de rutas alternativas para llegar al punto B y, en líneas generales, también han establecido nuevos destinos.

Por esta razón es tan importante ejercitar el cerebro. Comience a resolver crucigramas, aprenda a hacer cosas nuevas, por ejemplo, jugar al bridge, bailar o cualquier otra actividad que siempre haya querido aprender.

Participación social

Ciertas investigaciones de peso indican que las personas mayores que pasan la mayor parte del tiempo en su entorno residencial inmediato duplican el riesgo de padecer EA en comparación con quienes viajan y salen de la ciudad. No obstante, posiblemente estas conclusiones también sean un reflejo del estado de salud general de la persona, con lo cual bien podría tratarse del típico dilema del huevo o la gallina.

Sea como fuere, se sabe que participar activamente en el mundo que nos rodea es bueno para la salud mental, física y emocional.

Actividad física aeróbica

Algunos estudios indican que cuando las personas mayores con EA hacen actividad física aeróbica, mejoran los síntomas psicológicos y conductuales. Importante: En estos estudios, el concepto de actividad física aeróbica se definió como el movimiento repetitivo y rítmico de grandes grupos musculares, como las piernas.

Por ejemplo, los investigadores estudiaron la relación entre la actividad física y el riesgo de padecer EA en alrededor de 1.700 adultos a partir de los 65 años durante un período de seis años. Se descubrió que el riesgo de padecer EA era del 35 al 40 por ciento menor en quienes realizaban actividad física durante al menos 15 minutos, tres o más veces a la semana, en comparación con quienes la realizaban con una frecuencia menor.

Tabaquismo

Ciertos estudios indican que fumar aumenta el riesgo de padecer EA y otras demencias. Sin embargo, el hecho de haber fumado en el pasado aparentemente no aumenta el riesgo. Por lo tanto, si todavía fuma (e incluso si lo viene haciendo desde hace años), este es el momento para dejar de hacerlo. Consulte al médico acerca de los métodos para dejar de fumar que podrían serle útiles.

El National Institute of Neurological Disorders [Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos, NINDS] recomienda las siguientes medidas potencialmente preventivas:

Reducción de los niveles de colesterol

Las investigaciones indican que las personas con niveles elevados de colesterol corren un mayor riesgo de padecer la EA. El colesterol está relacionado con la formación de placas de amiloide en el cerebro. Las mutaciones en un gen llamado CYP46 y en la variante genética APOE e4, ambos asociados a un mayor riesgo de padecer EA, también intervienen en el metabolismo del colesterol. Varios estudios han demostrado también que el uso de medicamentos denominados estatinas, que se usan para reducir los niveles de colesterol, está asociado a una menor probabilidad de sufrir un deterioro cognitivo.

Reducción de la homocisteína

Uno de los componentes fundamentales de la proteína que circula naturalmente por la sangre se denomina homocisteína (un aminoácido). Ciertos estudios recientes indican que los niveles de homocisteína en la sangre superiores al promedio predisponen a las personas a padecer una serie de enfermedades neurodegenerativas, incluidas la enfermedad de Alzheimer, la demencia vascular, el deterioro cognitivo y los accidentes cerebrovasculares.

Se ha demostrado que consumir alimentos ricos en folatos (ácido fólico) y otras vitaminas B (como la vitamina B6 y B12) reduce satisfactoriamente los niveles de homocisteína en la sangre. Todavía se desconoce si aumentar la cantidad de estas vitaminas B en el régimen alimentario produce un efecto de protección. Sin embargo, algunas buenas fuentes de folatos naturales incluyen la lechuga romana, la espinaca, los espárragos, el brócoli, la col silvestre, el perejil, la coliflor, la remolacha y las lentejas.

Reducción de la presión arterial

Varios estudios han demostrado que los medicamentos para la hipertensión reducen las probabilidades de sufrir deterioro cognitivo en las personas mayores con presión arterial elevada. En un importante estudio llevado a cabo en Europa se descubrió una reducción del 55 por ciento en el riesgo de padecer demencia en las personas de más de 60 años que recibieron un tratamiento con medicamentos para la hipertensión. Estas personas redujeron el riesgo de padecer tanto EA como demencia vascular.

Control de las inflamaciones

Muchos estudios indican que la inflamación puede contribuir a la aparición de la EA. Además, una serie de autopsias realizadas en personas que murieron con EA demostró la presencia de una inflamación generalizada en el cerebro aparentemente causada por la acumulación de amiloide P. Otro estudio reveló que los hombres con niveles elevados de proteína C reactiva, un indicador general de inflamación, corrían un riesgo considerablemente mayor de padecer EA y otros tipos de demencia.

Medicamentos antinflamatorios no esteroides (AINE)

Ciertas investigaciones indican que el uso prolongado de AINE (como ibuprofeno, naproxeno y otros medicamentos similares) puede prevenir o retardar la aparición de la EA. Los investigadores no saben con certeza de qué manera estos medicamentos pueden ofrecer protección contra la enfermedad, pero la totalidad o parte del efecto puede deberse a la reducción de la inflamación. Un estudio llevado a cabo en 2003 demostró que estos medicamentos también se unen a las placas de amiloide y pueden contribuir a su disolución y a evitar la formación de nuevas placas.


Contenido proveído por:

Escrito por (en Inglés): Wendy Leonard, MPH
Revisado médicamente (en Inglés) : Jennifer Monti, MPH, MD

Esta función es sólo para fines informativos y no debe ser usado para reemplazar el cuidado y la información recibida por su proveedor de atención médica. Por favor, consulte a un profesional con respecto a algún problema de salud que pueda tener.
health
TOOLS
Symptom Search
Enter your symptoms in our Symptom Checker to find out possible causes of your symptoms. Go.
Drug Interaction Checker
Enter any list of prescription drugs and see how they interact with each other and with other substances. Go.
Pill Identifier
Enter its color and shape information, and this tool helps you identify it. Go.
Drugs A-Z
Find information on drug interactions, side effects, and more. Go.
Publicidad

 

 

Ofertas Y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad