Conoce más

Cerrar
Denny's Philly Cheesesteak - Descuentos para socios de AARP

Denny's

Los socios ahorran todos los días

Tarjeta de Seguro Social, los posibles cambios del seguro social

Seguro Social

Aprende a maximizar sus beneficios

Tanger Outlets

Tanger Outlets

Libro de cupones gratis para socios

Red contra el fraude

Red contra el fraude

Ve alertas de estafas en tu estado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Celebra y ahorra en tu membresía de AARP

ENCICLOPEDIA MÉDICA

Enfermedades y afecciones A – Z
powered by Talix

Su bebé y los higromas quísticos

Información general

Los higromas quísticos son protuberancias anormales que suelen aparecer en el cuello o la cabeza del bebé. Generalmente, este trastorno se desarrolla cuando el bebé se encuentra en el útero, aunque también puede producirse después del nacimiento. Los higromas quísticos son sacos llenos de líquido causados por obstrucciones en el sistema linfático. Pueden manifestarse en la forma de uno o más quistes llenos de líquido que, por lo general, aumentan de tamaño con el tiempo.

Según la Emory University School of Medicine [Facultad de Medicina de la Universidad de Emory, EUSM], los higromas quísticos aparecen en el uno por ciento de los fetos. Suelen formarse entre la novena y la 16.a semana de gestación y aproximadamente la mitad de los fetos con higromas presentan anomalías cromosómicas. Si el higroma desaparece espontáneamente antes de llegar a la 20.a semana de gestación y el bebé tiene cromosomas normales, el pronóstico suele ser favorable. Sin embargo, si no desaparece, el feto podría sufrir complicaciones médicas graves (EUSM).

Los médicos recomiendan que las embarazadas programen el parto en un centro médico importante si se detecta un higroma durante el embarazo, ya que los higromas aumentan el riesgo de aborto espontáneo o muerte fetal.

Causas

Los higromas quísticos pueden desarrollarse como parte de un síndrome de origen genético o debido a factores ambientales. Al momento del diagnóstico puede haber uno o más quistes.

Factores ambientales

Las causas ambientales más frecuentes de los higromas quísticos son las siguientes:

  • infecciones víricas transmitidas de la madre al bebé durante el embarazo
  • consumo de drogas o alcohol durante el embarazo

Causas genéticas

Los higromas quísticos son más frecuentes en los bebés que padecen enfermedades genéticas y son particularmente frecuentes en los que presentan anomalías cromosómicas. Entre las afecciones genéticas asociadas a la aparición de higromas, se incluyen las siguientes:

  • Síndrome de Turner: se produce en las niñas que poseen un cromosoma X en lugar de dos
  • Trisomía 13, 18 o 21: afecciones en las cuales los niños poseen una copia adicional de un cromosoma
  • Síndrome de Noonan: una afección causada por una mutación en uno de siete genes particulares

Signos

Es posible que los higromas quísticos no sean visibles desde el nacimiento. Aparecen más adelante y aumentan de tamaño a medida que el niño crece. Lo más probable es que los higromas pequeños se detecten cuando el niño alcanza cierta edad. Sin embargo, la mayoría de los higromas se manifiestan cuando el niño cumple los 2 años.

Los síntomas principales de un higroma quístico es la presencia de un tumor blando, indoloro y comprimible. Si bien la ubicación más frecuente es en el cuello, los higromas pueden aparecer en cualquier parte donde haya tejido linfático, como las axilas o la ingle. También pueden aparecer debajo de la piel en el torso o las extremidades.

El tamaño de los higromas es variable: pueden ser más pequeños que una moneda o tan grandes como la cabeza del niño. Los higromas grandes pueden impedir el movimiento o provocar otras dificultades.

Diagnóstico

Si el médico identifica un higroma quístico durante una ecografía, solicitará una amniocentesis, que es una prueba que permite detectar anomalías genéticas en el feto.

Durante la prueba, deberá recostarse sobre una camilla de exploración mientras el médico le limpia el vientre con una solución yodada. Con la ecografía como guía, el médico utilizará una aguja para extraer una muestra de líquido del saco amniótico.

Si el higroma quístico se detecta recién después del nacimiento, se utilizarán otras pruebas para realizar el diagnóstico. Entre ellas, se incluyen las siguientes:

  • radiografía de tórax
  • ecografía
  • tomografía computarizada (TC)

Tratamiento

Mientras el bebé se encuentra en el útero, los higromas quísticos no se tratan. Lo que se hace es controlar atentamente al bebé. Lo más probable es que deba programar el parto en un centro médico importante en caso de que se presenten complicaciones durante el nacimiento.

Por lo general, los higromas que se detectan después del nacimiento pueden tratarse sin mayores inconvenientes. El primer paso en el tratamiento es una intervención quirúrgica para extirpar el tumor. Es necesario extirpar la totalidad del tumor para evitar que vuelva a crecer.

A veces, puede resultar difícil o imposible extirpar un higroma de gran tamaño. Como estos tumores suelen ser benignos, los médicos prefieren no poner en riesgo el tejido sano en su intento por eliminarlos. En estos casos, posiblemente se utilicen otras técnicas para reducir el tamaño del higroma. Entre ellas, se incluyen las siguientes:

  • escleroterapia: se inyecta un material irritante en el quiste para reducir su tamaño
  • quimioterapia
  • radioterapia
  • medicamentos esteroides

Los métodos que se utilizan para reducir el tamaño de los higromas no son demasiado eficaces para el tratamiento contra los higromas pequeños. Sin embargo, pueden servir para reducir el tamaño de los grandes. Una vez reducido el tumor, es más fácil extirparlo quirúrgicamente.

En ninguna circunstancia intente punzar el higroma para drenarlo por su cuenta, ya que son muy propensos a las infecciones. Además, existe el riesgo de que se produzca una hemorragia intensa.

Pronóstico

Los higromas son tumores benignos. Si aparecen después del nacimiento, el pronóstico generalmente es favorable, en especial si se logra extirpar la totalidad del tumor. Si no es posible extirparlo, el higroma puede volver a aparecer o diseminarse a otras áreas.

Las complicaciones más frecuentes de un higroma quístico son las siguientes:

  • reaparición del higroma
  • hemorragia
  • infección de la zona afectada
  • lesiones en los músculos, los nervios o los tejidos a causa de la intervención quirúrgica para extirpar el higroma

Contenido proveído por:

Escrito por (en Inglés): April Kahn
Revisado médicamente (en Inglés) : George Krucik, MD

Esta función es sólo para fines informativos y no debe ser usado para reemplazar el cuidado y la información recibida por su proveedor de atención médica. Por favor, consulte a un profesional con respecto a algún problema de salud que pueda tener.
health
TOOLS
Symptom Search
Enter your symptoms in our Symptom Checker to find out possible causes of your symptoms. Go.
Drug Interaction Checker
Enter any list of prescription drugs and see how they interact with each other and with other substances. Go.
Pill Identifier
Enter its color and shape information, and this tool helps you identify it. Go.
Drugs A-Z
Find information on drug interactions, side effects, and more. Go.
Publicidad

 

 

Ofertas Y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad