Conoce más

Cerrar
Denny's Philly Cheesesteak - Descuentos para socios de AARP

Denny's

Los socios ahorran todos los días

Tarjeta de Seguro Social, los posibles cambios del seguro social

Seguro Social

Aprende a maximizar sus beneficios

Tanger Outlets

Tanger Outlets

Libro de cupones gratis para socios

Red contra el fraude

Red contra el fraude

Ve alertas de estafas en tu estado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Celebra y ahorra en tu membresía de AARP

ENCICLOPEDIA MÉDICA

Enfermedades y afecciones A – Z
powered by Talix

Tendinitis aquílea

Información general

El tendón de Aquiles une los músculos de la pantorrilla con el talón. Se usa para saltar, caminar, correr y permanecer de pie con el metatarso apoyado en el piso. La actividad física constante e intensa, como correr y saltar, puede provocar una inflamación del tendón de Aquiles. A esta inflamación se la conoce como tendinitis aquílea.

Por lo general, la tendinitis aquílea puede tratarse en el hogar por medio de estrategias sencillas. Sin embargo, si el tratamiento en el hogar no funciona, es importante consultar al médico. Si la tendinitis empeora, puede producirse un desgarro en el tendón. Es posible que necesite tomar medicamentos para aliviar el dolor o que deba someterse a una reparación quirúrgica.

Síntomas

Los principales síntomas de la tendinitis aquílea son sensación de dolor e inflamación en el talón que se manifiestan al caminar o correr. Entre otros síntomas, se incluyen rigidez en los músculos de las pantorrillas y una amplitud de movimiento limitada al flexionar el pie. Esta afección también puede producir un aumento de la temperatura perceptible al tacto en la zona del talón.

Causas

La actividad física excesiva es una causa frecuente de la tendinitis aquílea, por lo que suele afectar particularmente a los atletas. Sin embargo, existen otros factores no relacionados con la actividad física que pueden aumentar el riesgo de sufrir esta afección. Tanto la artritis reumatoide como las infecciones están relacionadas con la tendinitis.

En general, cualquier actividad repetitiva que fuerce el tendón de Aquiles puede repercutir en este problema. A continuación, se enumeran algunas posibles causas:

  • apresurarse a hacer una rutina de ejercicios sin el precalentamiento adecuado
  • forzar los músculos de la pantorrilla mientras hace actividad física o ejercicios repetitivos
  • practicar deportes como el tenis, en los que es necesario detenerse de golpe o cambiar súbitamente de dirección
  • usar un calzado viejo o que no calza bien
  • usar tacones todos los días

Diagnóstico

Para diagnosticar la afección correctamente, el médico le hará una serie de preguntas acerca del dolor y la inflamación del talón. Es posible que le pida ponerse de pie apoyando el metatarso para observar la amplitud de movimiento y la flexibilidad. Tal vez palpe directamente el área afectada para poder identificar en qué parte es más intenso el dolor y más grave la inflamación.

Para confirmar el diagnóstico de tendinitis aquílea, quizás sea necesario realizar pruebas de diagnóstico por imágenes,

  • ya que las radiografías permiten obtener imágenes de los huesos del pie y la pierna.
  • La resonancia magnética (RM) sirve para detectar desgarros y degeneración del tejido.
  • Las ecografías muestran el movimiento del tendón, los daños relacionados y la inflamación.

Tratamiento

Existen diferentes tratamientos para la tendinitis aquílea, que incluyen desde reposo y aspirina hasta inyecciones de esteroides e intervenciones quirúrgicas. El médico puede sugerir lo siguiente:

  • reducir la actividad física
  • elongar y fortalecer los músculos de la pantorrilla
  • optar por otros deportes menos enérgicos
  • aplicar hielo en el área afectada después de realizar actividad física o si siente dolor
  • elevar los pies para reducir la inflamación
  • usar una talonera o un vendaje elástico compresivo para limitar el movimiento del talón
  • hacer fisioterapia
  • tomar antinflamatorios (como aspirina o ibuprofeno) durante un tiempo limitado
  • recibir inyecciones de esteroides

A veces, los tratamientos más tradicionales no son eficaces. En estos casos, puede ser necesario recurrir a una intervención quirúrgica para reparar el tendón de Aquiles. Si la afección se agrava y no se recibe tratamiento, el riesgo de sufrir un desgarro será mayor. Los desgarros provocan un dolor agudo en la zona del talón.

Prevención

Para reducir el riesgo de sufrir tendinitis aquílea, elongue los músculos de la pantorrilla. Si hace ejercicios de elongación al comienzo de cada día, podrá mejorar la agilidad y reducir las probabilidades de sufrir lesiones. También es importante elongar antes y después de hacer actividad física. Para elongar el tendón de Aquiles, póngase de pie con las piernas estiradas e incline el tronco hacia adelante sin despegar los talones del piso. Si siente dolor, consulte al médico y recuerde hablar con él antes de comenzar una nueva rutina de ejercicios.

Cada vez que comience un nuevo plan de actividad física, lo ideal es fijarse objetivos escalonados. Si intensifica la actividad física de manera gradual, correrá menos riesgos de sufrir lesiones. Limitar los movimientos súbitos que ejercen una presión excesiva en los talones y las pantorrillas también permite reducir el riesgo de padecer tendinitis aquílea. Pruebe combinar ejercicios de alto y de bajo impacto en su rutina de actividad física para reducir la tensión sobre el tendón. Por ejemplo, puede combinar el básquetbol con la natación.

No importa si camina, corre o si practica un deporte. Para reducir la presión sobre las pantorrillas y el tendón de Aquiles, siempre es importante usar el calzado adecuado. Esto significa elegir un calzado con la amortiguación adecuada y el soporte apropiado para el arco del pie. Si viene usando el mismo calzado desde hace mucho tiempo, se recomienda cambiarlo por uno nuevo o usar plantillas para brindar soporte al arco del pie.

Algunas mujeres sienten dolor en el tendón de Aquiles cuando se quitan los tacones y usan un calzado sin taco. Usar tacones todos los días puede producir rigidez y acortamiento del tendón de Aquiles. Al usar un calzado sin taco, se produce una flexión adicional del pie que puede resultar dolorosa para las mujeres que usan tacones porque no están acostumbradas a la flexión resultante. Una estrategia eficaz consiste en reducir la altura del taco de manera gradual. De esta manera, el tendón se elonga lentamente y aumenta su amplitud de movimiento.


Contenido proveído por:

Escrito por (en Inglés): Chitra Badii and Elizabeth Boskey, PhD
Published on: Jul 16, 2012
Revisado médicamente (en Inglés) : George Krucik, MD

Esta función es sólo para fines informativos y no debe ser usado para reemplazar el cuidado y la información recibida por su proveedor de atención médica. Por favor, consulte a un profesional con respecto a algún problema de salud que pueda tener.
health
TOOLS
Symptom Search
Enter your symptoms in our Symptom Checker to find out possible causes of your symptoms. Go.
Drug Interaction Checker
Enter any list of prescription drugs and see how they interact with each other and with other substances. Go.
Pill Identifier
Enter its color and shape information, and this tool helps you identify it. Go.
Drugs A-Z
Find information on drug interactions, side effects, and more. Go.
Publicidad

 

 

Ofertas Y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad