Conoce más

Cerrar
Denny's Philly Cheesesteak - Descuentos para socios de AARP

Denny's

Los socios ahorran todos los días

Tarjeta de Seguro Social, los posibles cambios del seguro social

Seguro Social

Aprende a maximizar sus beneficios

Tanger Outlets

Tanger Outlets

Libro de cupones gratis para socios

Red contra el fraude

Red contra el fraude

Ve alertas de estafas en tu estado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Celebra y ahorra en tu membresía de AARP

ENCICLOPEDIA MÉDICA

Enfermedades y afecciones A – Z
powered by Talix

Trasplante de riñón

Información general

Un trasplante de riñón es una intervención quirúrgica indicada para determinadas personas que padecen insuficiencia renal. Los riñones filtran los residuos de la sangre y los eliminan del cuerpo en forma de orina. Además, ayudan a mantener el equilibrio de los líquidos y electrolitos del cuerpo. Si los riñones dejan de funcionar, los residuos se acumulan en el cuerpo y pueden provocar afecciones muy graves.

Por lo general, las personas con insuficiencia renal se someten a un tratamiento llamado diálisis, mediante el cual se filtran mecánicamente los residuos que se acumulan en el torrente sanguíneo cuando los riñones dejan de funcionar. Algunas personas con insuficiencia renal pueden estar en condiciones de recibir un trasplante de riñón, en el que se reemplaza uno o ambos riñones por órganos provenientes de donantes.

Tanto la diálisis como los trasplantes de riñones tienen ventajas y desventajas. Someterse a una diálisis lleva mucho tiempo y esfuerzo. Un paciente que recibe diálisis debe viajar frecuentemente a un centro de diálisis para recibir el tratamiento, en el que se limpia la sangre a través de una máquina de diálisis. Si un paciente decide recibir diálisis en su propio hogar, debe comprar y aprender a usar los suministros para diálisis necesarios.

Si un paciente está en condiciones de someterse a un trasplante de riñón, puede dejar de depender de por vida de las máquinas de diálisis y de las estrictas restricciones que acompañan este tipo de tratamiento, lo que le permitirá llevar una vida más activa. Sin embargo, es importante tener en cuenta que los trasplantes de riñón no son aptos para cualquier paciente, incluidos quienes padecen infecciones activas y quienes tienen un sobrepeso considerable.

Durante el trasplante de riñón, el cirujano implanta el riñón de un donante en el cuerpo del receptor. Si bien las personas nacen con dos riñones, es posible tener una vida saludable con un solo riñón en funcionamiento. Después del trasplante, deberá tomar medicamentos inmunosupresores para evitar que el sistema inmunitario ataque el nuevo órgano y, además, para disminuir el riesgo de que el cuerpo rechace el nuevo riñón.

Indicaciones

El trasplante de riñón puede ser una opción cuando los riñones dejan de funcionar por completo. Esta afección se denomina insuficiencia renal terminal (IRT) o enfermedad renal terminal (ERT). Si usted llega a este punto, el médico probablemente le recomiende someterse a diálisis.

Además de la diálisis, el médico le comunicará si cree que usted está en condiciones de recibir un trasplante de riñón. Para poder recibir un trasplante, es necesario que su salud sea lo suficientemente resistente como para poder someterse a una cirugía de esta magnitud y tolerar un régimen de medicamentos estricto de por vida después de la cirugía. También debe estar predispuesto a seguir todas las instrucciones del médico y a tomar medicamentos regularmente.

Si tiene una afección médica subyacente grave, un trasplante de riñón puede ser peligroso o no tener éxito. Entre estas afecciones graves se incluyen las siguientes:

  • cáncer o antecedentes recientes de cáncer
  • infección grave, como tuberculosis, infecciones en los huesos o hepatitis
  • enfermedad cardiovascular grave
  • enfermedad hepática

Si padece alguna de estas afecciones subyacentes, o bien si fuma, bebe alcohol en exceso o consume drogas, es probable que el médico no le recomiende un trasplante.

Si el médico cree que usted es apto para un trasplante y usted está interesado en esta intervención, deberá ser evaluado en un centro de trasplantes. Esta evaluación generalmente incluye varias consultas para evaluar su estado físico y psicológico y su situación familiar. Los médicos le realizarán análisis de sangre y orina y una exploración física exhaustiva para asegurarse de que su estado de salud sea adecuado para someterse a la cirugía.

Además, deberá reunirse con un psicólogo y un trabajador social para asegurarse de que comprende que se trata de un régimen de tratamiento complicado y de que está dispuesto a seguirlo. El trabajador social se asegurará de que cuenta con los medios económicos para afrontar la intervención y de que tenga el apoyo adecuado para cuando se le dé de alta del hospital.

Si recibe la aprobación para someterse a un trasplante, un familiar podrá donar un riñón o podrá colocarse su nombre en la lista de espera de la Organ Procurement and Transplantation Network [Red para la Obtención y el Trasplante de Órganos, OPTN].

Donantes

Los riñones pueden provenir de donantes vivos o cadavéricos.

Donantes vivos

Debido que el cuerpo es capaz de funcionar perfectamente bien con un solo riñón, un familiar con los dos riñones sanos puede donarle uno a usted. Si el tipo de sangre y los tejidos son compatibles, puede programarse una donación planificada. Recibir un riñón de un familiar es una buena opción porque reduce el riesgo de que el cuerpo lo rechace.

Donantes cadavéricos

También denominados donantes no vivos, son personas que han fallecido, por lo general, como resultado de un accidente, no de una enfermedad. Ya sea el propio donante en vida o su familia han expresado su voluntad de donar órganos y tejidos. Los riñones de un donante no emparentado presentan un riesgo ligeramente mayor de que el cuerpo los rechace. Sin embargo, los órganos de donantes cadavéricos son una buena alternativa cuando el receptor no tiene ningún familiar o amigo que quiera o pueda donar un riñón.

Donantes

Durante la evaluación para un trasplante, le realizarán análisis de sangre para determinar el tipo de sangre (A, B, AB o O) y los antígenos leucocitarios humanos (HLA). Los HLA son un grupo de antígenos que se encuentran en la superficie de los glóbulos blancos y son responsables de la respuesta inmunitaria del cuerpo. Por lo tanto, si el tipo de HLA del receptor es compatible con el del donante, hay más probabilidades de que el cuerpo no rechace el riñón. Las personas tienen seis antígenos, tres de cada progenitor. Mientras más antígenos del receptor sean compatibles con los del donante, mayores serán las probabilidades de éxito del trasplante.

Una vez que se identificó a un posible donante, los médicos realizarán otra prueba para asegurarse de que los anticuerpos del receptor no ataquen el órgano del donante. Para esta prueba, se mezcla una pequeña cantidad de sangre del receptor con la del donante. Si la sangre del receptor forma anticuerpos en respuesta a la sangre del donante, el trasplante no puede llevarse a cabo. Si, por el contrario, la sangre no produce anticuerpos, se dice que hay una compatibilidad cruzada negativa, lo que significa que puede hacerse el trasplante.

Procedimientos

Si el riñón proviene de un donante vivo, el médico puede programar el trasplante con anticipación. Sin embargo, si está esperando un donante cadavérico que sea compatible con su tipo de tejido, deberá estar preparado para acudir rápidamente al hospital al momento de recibir la noticia de que se ha identificado a un donante. Muchos centros de trasplantes les dan a sus pacientes localizadores o teléfonos celulares para poder contactarlos rápidamente.

Cuando llegue al centro de trasplantes, los médicos tomarán una muestra de sangre para realizar el análisis de anticuerpos. Si el resultado es una compatibilidad cruzada negativa, podrá someterse a la cirugía.

Los trasplantes de riñón se realizan con anestesia general; esto significa que le darán un medicamento que lo dormirá durante la cirugía. Mientras está dormido, no sentirá ningún dolor. Se le inyectará anestesia en el cuerpo a través de una vía intravenosa en la mano o en el brazo.

Una vez que está dormido, el médico realiza una incisión (corte) en el abdomen e implanta el riñón del donante en el cuerpo. Luego, las arterias y venas del riñón se conectan con sus arterias y venas, lo que hace que la sangre comience a circular por el nuevo riñón. El médico también conecta el uréter del nuevo riñón (el tubo que conecta el riñón a la vejiga) a su vejiga para que pueda orinar normalmente.

Si los riñones deficientes le están causando problemas, como infección o presión arterial elevada, el médico los extraerá durante el trasplante. Por el contrario, si los riñones anteriores no le provocan ninguna complicación, el médico los dejará en el cuerpo.

Tratamiento poshospitalario

Se despertará en una sala de recuperación en la que el personal del hospital le controlará los signos vitales hasta que estén seguros de que esté conciente y estable. Luego, lo transferirán a una habitación del hospital. Aunque se sienta realmente bien después del trasplante, algo que suele sucederles a muchas personas, probablemente deba permanecer en el hospital hasta una semana después de la cirugía.

Puede que el riñón trasplantado comience a eliminar residuos del cuerpo inmediatamente o que demore unas semanas en comenzar a funcionar. Los riñones provenientes de familiares generalmente comienzan a funcionar con más rapidez que los provenientes de donantes no emparentados o cadavéricos.

Es normal sentir mucho dolor y molestias cerca del sitio de la incisión mientras se va curando. Mientras esté en el hospital, los médicos lo controlarán para detectar cualquier posible complicación. También deberá cumplir con un estricto tratamiento con medicamentos inmunosupresores, que deberá tomar todos los días durante el resto de su vida, para que el cuerpo no rechace el nuevo riñón.

Antes de que le den el alta del hospital, el equipo de trasplantes le dará instrucciones específicas sobre cómo y cuándo tomar los medicamentos. Asegúrese de comprender estas instrucciones y de seguirlas al pie de la letra cuando regrese a su hogar. Los médicos también programarán una serie de controles que deberá realizarse después de la cirugía.

Una vez que le den el alta, deberá asistir a consultas regulares con el equipo de trasplantes para que puedan evaluar el funcionamiento del nuevo riñón en el cuerpo. Deberá tomar los medicamentos inmunosupresores según lo indicado y también le recetarán otros medicamentos para reducir el riesgo de contraer una infección. Finalmente, deberá estar atento a posibles señales de advertencia que indiquen que el cuerpo ha rechazado el riñón, como dolor, inflamación y síntomas similares a los de la gripe.

Deberá realizar un seguimiento regular con el médico durante uno o dos meses después de la cirugía. En total, la recuperación puede llevar aproximadamente seis meses.

Riesgos

Un trasplante de riñón es una cirugía mayor. Por lo tanto, conlleva el riesgo de que se presenten complicaciones graves como las siguientes:

  • reacción alérgica a la anestesia general
  • hemorragias
  • coágulos
  • goteo del uréter
  • obstrucción del uréter
  • infección
  • rechazo del riñón trasplantado
  • insuficiencia del riñón trasplantado
  • ataque cardíaco o accidente cerebrovascular

Complicaciones

En el peor de los casos, el cuerpo puede rechazar el nuevo riñón. Sin embargo, recuerde que alrededor del 98 por ciento de los receptores de trasplantes de riñón de donantes vivos viven durante al menos un año después de la cirugía. Alrededor del 90 por ciento vive por lo menos cinco años después de la cirugía. Por su parte, de las personas que reciben un riñón de un donante cadavérico, el 94 por ciento vive durante al menos un año después de la cirugía y aproximadamente el 82 por ciento vive durante cinco años después (Mayo Clinic).

Si nota una molestia extraña en el sitio de la incisión o un cambio en el volumen de orina, infórmeselo de inmediato al equipo de trasplantes. Si el cuerpo rechaza el nuevo riñón, podrá retomar la diálisis y, una vez que se lo evalúe nuevamente, podrá regresar a la lista de espera para recibir otro riñón.

Los medicamentos inmunosupresores en sí pueden producir algunos efectos secundarios desagradables, como aumento de peso, osteoporosis, aumento del crecimiento del cabello, acné y un riesgo mayor de contraer ciertos tipos de cáncer de piel y linfoma no Hodgkin.


Contenido proveído por:

Escrito por (en Inglés): Debra Stang and Megan McCrea
Revisado médicamente (en Inglés) : George Krucik, MD

Esta función es sólo para fines informativos y no debe ser usado para reemplazar el cuidado y la información recibida por su proveedor de atención médica. Por favor, consulte a un profesional con respecto a algún problema de salud que pueda tener.
health
TOOLS
Symptom Search
Enter your symptoms in our Symptom Checker to find out possible causes of your symptoms. Go.
Drug Interaction Checker
Enter any list of prescription drugs and see how they interact with each other and with other substances. Go.
Pill Identifier
Enter its color and shape information, and this tool helps you identify it. Go.
Drugs A-Z
Find information on drug interactions, side effects, and more. Go.
Publicidad

 

 

Ofertas Y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad