Conoce más

Cerrar
Denny's Philly Cheesesteak - Descuentos para socios de AARP

Denny's

Los socios ahorran todos los días

Tarjeta de Seguro Social, los posibles cambios del seguro social

Seguro Social

Aprende a maximizar sus beneficios

Tanger Outlets

Tanger Outlets

Libro de cupones gratis para socios

Red contra el fraude

Red contra el fraude

Ve alertas de estafas en tu estado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Celebra y ahorra en tu membresía de AARP

ENCICLOPEDIA MÉDICA

Enfermedades y afecciones A – Z
powered by Talix

Trastorno alimentario de la primera infancia

Información general

Generalmente, el trastorno alimentario de la primera infancia se diagnostica si su hijo se enmarca en los siguientes criterios para el diagnóstico de la afección establecidos en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-IV-TR):

  • Tiene seis años o menos.
  • No padece ninguna afección gastrointestinal ni de otro tipo que pueda causar el problema alimentario.
  • El problema no responde a un trastorno mental ni a la falta de alimentos.
  • El niño no ingiere una cantidad adecuada de alimentos, lo que significa que su peso no se corresponde con la curva de aumento de peso normal establecida para su edad o ha bajado considerablemente de peso en un lapso de un mes o más (BC Medical Journal [Revista de Medicina de Columbia Británica]).

Sin embargo, si su hijo no se alimenta adecuadamente, pero tiene un peso normal para su edad, es aconsejable consultar al pediatra de todos modos. En la actualidad, los representantes de la comunidad médica están analizando y reconsiderando algunos de estos criterios de diagnóstico debido a factores como el anterior. En efecto, según estadísticas recientes, entre el 25 y el 45 por ciento de los bebés que presentan un desarrollo normal sufren problemas alimentarios (Bryant-Waugh, Markham, Kreipe, Walsh, 2010).

A veces, los trastornos alimentarios del bebé continúan presentes en la infancia. Esta afección puede ser evidente desde el nacimiento o puede manifestarse repentinamente, a menudo en respuesta a factores desencadenantes psicológicos o ambientales.

Causas

Muchos casos de aumento insuficiente de peso (también denominado retraso en el desarrollo) y desnutrición son atribuibles a una afección subyacente relacionada con el aparato digestivo o el metabolismo u otros factores. En ocasiones, no es posible identificar ninguna afección física.

Entre las causas de los hábitos alimentarios deficientes de los niños no relacionadas con afecciones médicas, se incluyen las siguientes:

  • El niño siente miedo o estrés por algún motivo.
  • El niño tiene miedo de comer debido a un incidente traumático sufrido en el pasado, como haberse atragantado.
  • El niño no recibe atención o contención emocional adecuados o saludables de sus padres o cuidadores primarios, debido a un distanciamiento o una agresión de los cuidadores. Por ejemplo, el niño tal vez le tema al temperamento de sus padres o quizás los padres sufran de una depresión profunda que los lleve a alejarse del niño.
  • Al niño simplemente no le gustan los alimentos con determinadas consistencias, texturas, sabores u olores.

Signos

Muchos de los signos de esta afección se asemejan a los síntomas de otras afecciones que pueden causar desnutrición en los niños. Independientemente de cuán saludable pueda parecer su hijo, busque atención médica si percibe que el niño:

  • parece tener bajo peso
  • come menos de lo que debería o con una frecuencia menor que la normal
  • se muestra irritable o llora con frecuencia
  • se muestra angustiado o retraído
  • tiene dificultad para defecar o siente dolor al hacerlo
  • se muestra cansado o aletargado con frecuencia
  • vomita con frecuencia
  • carece de las habilidades sociales propias de su edad y tiende a alejarse de los demás

Busque atención de emergencia si su hijo no responde o sufre una convulsión.

A veces, el trastorno alimentario de la primera infancia es leve. Quizás su hijo no presente muchos síntomas de desnutrición y se muestre simplemente como un niño quisquilloso o selectivo a la hora de comer. Aún así, infórmele al pediatra sobre los hábitos alimentarios de su hijo durante el próximo control, ya que la ausencia de determinados alimentos y vitaminas en el régimen alimentario del niño puede dar lugar a una carencia vitamínica o, incluso, afectar las habilidades motrices bucodentales. Lo más probable es que el médico de su hijo deba realizar un análisis más detallado para determinar la mejor manera de que el niño reciba estas vitaminas importantes.

Diagnóstico

Es posible que su hijo reciba un diagnóstico de trastorno alimentario:

  • si no ha aumentado de peso durante al menos un mes o si ha perdido peso en este lapso
  • si no padece ninguna afección médica o mental a la cual pueda atribuírsele el trastorno
  • si no tiene ningún inconveniente para acceder a los alimentos que necesita
  • si esta afección se manifestó antes de que el niño cumpliera los seis años. Los niños más grandes pueden recibir otros diagnósticos, como anorexia (BC Medical Journal).

Si considera que su hijo puede padecer esta afección, llévelo al médico para que lo revise. Este trastorno puede detectarse durante los controles de rutina del niño sano. El médico pesará y medirá al niño y luego comparará las mediciones con una tabla donde figuran los pesos y estaturas promedio a nivel nacional. Si su hijo pesa mucho menos que la mayoría de los niños de su edad y sexo, posiblemente el médico opte por realizar más pruebas. Tal vez deban realizarle pruebas si se detecta un cambio repentino en el patrón de crecimiento de su hijo.

Si el médico determina que su hijo presenta bajo peso o desnutrición, solicitará análisis de sangre o de orina a fin de detectar afecciones que puedan estar afectando el crecimiento del niño. Si no se logra identificar ninguna afección subyacente, el médico probablemente indague sobre los hábitos alimentarios, el entorno familiar y el comportamiento del niño. A partir de esta conversación, es posible que los derive, tanto a usted como a su hijo, a alguno de los siguientes especialistas:

  • un psicólogo (para que analice las relaciones familiares y la posibilidad de un cuadro de ansiedad o depresión en el niño)
  • un nutricionista (para que le brinde asesoramiento nutricional)
  • un especialista en terapia del habla o terapia ocupacional (para que determine si existe algún retraso en el desarrollo de las habilidades motrices bucodentales)

Si se cree que la causa de la desnutrición de su hijo podría atribuirse a una situación de abandono, maltrato, falta de conocimientos sobre nutrición o pobreza, es posible que se asigne a un trabajador social o un representante de un organismo de protección de menores para que le brinden asistencia a usted y a su familia.

Tratamiento

En una situación de emergencia, probablemente el niño deba ser internado. Durante la internación, su hijo quizás necesite una sonda gástrica para recibir los nutrientes que necesita.

Muchos casos de trastornos alimentarios se corrigen antes de que sea necesario recurrir a la internación y, a veces, el asesoramiento nutricional o las reuniones regulares con especialistas son suficientes. Por lo general, el tratamiento consiste en un método multidisciplinario en el que participan los padres y demás cuidadores, el pediatra y un equipo de profesionales como nutricionistas, terapeutas y trabajadores sociales.

Lo más probable es que el niño deba adoptar un régimen alimentario específico y recibir suplementos nutricionales recetados que le permitirán alcanzar el peso recomendado en el transcurso del tratamiento. Una vez que se hayan corregido las carencias de vitaminas y minerales, posiblemente perciba que su hijo está más alerta y la alimentación regular se torne más sencilla.

Pronóstico

Si el trastorno alimentario de la primera infancia se trata de inmediato, ni bien el niño comienza a perder peso o a manifestar los síntomas propios de una alimentación deficiente persistente, la afección suele ser leve y el niño suele recuperarse fácilmente y con mínimas consecuencias a largo plazo. Por el contrario, si no se tratan, los trastornos alimentarios pueden provocar retrasos en el desarrollo tanto físico como mental que pueden acompañar a su hijo de por vida. Por ejemplo, cuando determinados alimentos no forman parte del régimen alimentario del niño, la nutrición y el desarrollo motor bucodental pueden verse afectados. Esto puede ocasionar retrasos en el habla o problemas a largo plazo a la hora de ingerir alimentos de sabores, consistencias o texturas similares (BC Medical Journal).

En los casos más graves, los trastornos alimentarios pueden causar desnutrición seguida de muerte.


Contenido proveído por:

Escrito por (en Inglés): Marissa Selner
Revisado médicamente (en Inglés) : George Krucik, MD

Esta función es sólo para fines informativos y no debe ser usado para reemplazar el cuidado y la información recibida por su proveedor de atención médica. Por favor, consulte a un profesional con respecto a algún problema de salud que pueda tener.
health
TOOLS
Symptom Search
Enter your symptoms in our Symptom Checker to find out possible causes of your symptoms. Go.
Drug Interaction Checker
Enter any list of prescription drugs and see how they interact with each other and with other substances. Go.
Pill Identifier
Enter its color and shape information, and this tool helps you identify it. Go.
Drugs A-Z
Find information on drug interactions, side effects, and more. Go.
Publicidad

 

 

Ofertas Y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad