Conoce más

Cerrar
Dunkin Donuts

Dunkin' Donuts

Los socios reciben una dona gratis

Calculadora del beneficio del seguro social

Calculadora del Seguro Social

¿Cuánto recibirás?

Tanger Outlets

Tanger Outlets

Libro de cupones disponsible ¡gratis!

Búsqueda de trabajo con AARP

¿Buscando trabajo?

Encuentra un empleo hoy

ENCICLOPEDIA MÉDICA

Enfermedades y afecciones A – Z
powered by healthline

Tratamientos para la diabetes

La diabetes es una enfermedad que no tiene cura, pero generalmente puede tratarse y controlarse de forma eficaz. De hecho, algunas personas que padecen diabetes de tipo 2 pueden controlarla solo mediante el régimen alimentario y la actividad física, y así evitan tener que tomar medicamentos. Al evaluar sus opciones de tratamiento, el proveedor de atención médica contemplará un largo listado de factores: la edad, el estado de salud general, los antecedentes médicos, el tipo de diabetes, el grado de la enfermedad, la tolerancia a medicamentos específicos, las intervenciones o los tratamientos, las expectativas para la evolución de la enfermedad y su opinión o preferencias. Los tratamientos incluyen, principalmente, medicamentos para la diabetes, tratamiento con insulina o un régimen alimentario y un plan de actividad física.

Medicamentos para la diabetes

Hay distintos tipos de medicamentos orales para tratar la diabetes de tipo 2 que resultan eficaces porque estos pacientes aún tienen cierta capacidad para producir insulina en el páncreas. Existen muchos tipos de comprimidos para la diabetes, cada uno con un propósito específico, y la mayoría de los pacientes toman varios medicamentos diferentes. No hay medicamentos similares para tratar a las personas con diabetes de tipo 1. Sin embargo, estos medicamentos pueden emplearse en combinación con un régimen de insulina para controlar la glucemia en los diabéticos de tipo 1.

Tratamiento con insulina

El tratamiento con insulina es necesario en las personas con diabetes de tipo 1, ya que en ellas el páncreas ha dejado de producirla de forma natural. En los diabéticos de tipo 2, el páncreas produce niveles bajos de insulina y es posible que necesiten niveles más bajos de tratamiento con insulina si otros tipos de tratamiento no mantienen correctamente los niveles de glucemia saludables.

Debido a que las enzimas del estómago interfieren en la insulina, tomar insulina por vía oral no es eficaz para disminuir la glucemia en las personas diabéticas. La insulina debe introducirse directamente en el torrente sanguíneo mediante una inyección. Las formas habituales de administración incluyen una aguja y una jeringa, una pluma de insulina que contiene un cartucho de insulina o una bomba de insulina que administra las dosis correspondientes constantemente.

No todas las insulinas son iguales. Se diferencian entre sí según distintos factores: en qué momento comienza a funcionar la insulina después de inyectarla, cuándo funciona al máximo y cuánto tiempo permanece en el organismo. Por estos motivos, el médico puede recetarle distintos tipos de insulina para utilizar en diferentes momentos del día, por ejemplo:

  • insulina de acción rápida
  • insulina de acción corta
  • insulina de acción prolongada
  • opciones intermedias

Control de la glucemia

Controlar la glucemia de manera periódica es la única forma de saber si esta se encuentra dentro del rango deseado. La alimentación, la actividad física, los medicamentos, las enfermedades, el alcohol, el momento del día y el estrés pueden influir en la glucemia y provocar fluctuaciones no deseadas.

Cuanto más se controle la glucemia y sepa cómo responde el organismo ante esos factores, más seguro estará. Asimismo, prestar atención a los indicios de hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en sangre) o hiperglucemia (alto nivel de azúcar en sangre) puede ayudarlo a controlar la diabetes. Si padece síntomas de alguna de estas dos afecciones, contrólese inmediatamente la glucemia.

El médico también puede recomendarle un análisis periódico, además del control periódico de glucemia, para determinar la eficacia del plan de tratamiento para la diabetes. Una forma habitual de hacerlo es mediante un análisis de A1C: no solo es el método de referencia internacional para el diagnóstico de la diabetes, sino que también mide la glucemia promedio durante un período de dos a tres meses. El análisis determina si deben implementarse cambios en el régimen alimentario, el régimen de insulina o en otros factores. Si bien el objetivo del A1C variará en función de la edad y otros factores del paciente, la American Diabetes Association [Asociación Estadounidense de Diabetes] recomienda un valor de A1C inferior al siete por ciento en la mayoría de las personas.

Régimen alimentario

El régimen alimentario desempeña un papel fundamental en el control de la diabetes. Sin embargo, no hay un único régimen alimentario que funcione a la perfección para todo el mundo. Los diabéticos posiblemente deban seguir el asesoramiento de un nutricionista y consumir solo alimentos ricos en nutrientes y bajos en grasas y calorías, tales como frutas, verduras y productos integrales. Restringir los productos de origen animal y los azúcares también mantiene niveles de glucemia saludables. Equilibrar cantidades proporcionales de carbohidratos, proteínas, azúcares y grasas es la clave para controlar la diabetes. El control periódico de la glucemia después de las comidas puede ayudarlos a usted y al médico o nutricionista a descubrir qué alimentos son mejores en su caso y cuáles debe evitar.

Actividad física

La actividad física ayuda a los diabéticos a disminuir la glucemia y a mantener un peso saludable; además, se ocupa de transportar el azúcar a las células en las que se convierte en energía. Junto con esto, el ejercicio aeróbico aumenta la sensibilidad de una persona a la insulina. Con la actividad física, el organismo necesita menos insulina para transportar el azúcar. Si bien el tratamiento para la diabetes varía en función de cada persona, realizar aproximadamente 30 minutos de ejercicio aeróbico por día puede ayudarlo a controlar la diabetes. Al igual que con cualquier parte del tratamiento para la diabetes, trabaje junto al médico en un programa de actividad física que se adapte a su edad y estado físico.

Trasplante de páncreas

Los trasplantes de páncreas se reservan, generalmente, para las personas diabéticas en una etapa tan avanzada que la enfermedad ya no puede controlarse con los tratamientos tradicionales. Como con cualquier trasplante de órganos, los trasplantes de páncreas requieren fármacos inmunodepresores para evitar que el organismo rechace el nuevo órgano. Estos fármacos aumentan la probabilidad de padecer efectos secundarios graves, que incluyen infecciones, lesiones en los órganos e incluso cáncer. Sin embargo, si un trasplante de páncreas resulta satisfactorio, el paciente ya no necesitará el tratamiento con insulina debido a que el órgano nuevo producirá insulina y regulará la glucemia naturalmente.


Contenido proveído por:

Escrito por (en Inglés): the Healthline Editorial Team
Published on: Aug 25, 2010
Revisado médicamente (en Inglés) on: May 12, 2014: Eric Steinmehl

Esta función es sólo para fines informativos y no debe ser usado para reemplazar el cuidado y la información recibida por su proveedor de atención médica. Por favor, consulte a un profesional con respecto a algún problema de salud que pueda tener.
¿Tus hijos necesitan un empujoncito para inscribirse en un seguro de salud?

 

 

Ofertas Y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Hispanic Heritage Month

Celebra el mes de la Herencia Hispana y recibe hasta un 25% de descuento en tu membresía de AARP