Conoce más

Cerrar
Denny's Philly Cheesesteak - Descuentos para socios de AARP

Denny's

Los socios ahorran todos los días

Tarjeta de Seguro Social, los posibles cambios del seguro social

Seguro Social

Aprende a maximizar sus beneficios

Tanger Outlets

Tanger Outlets

Libro de cupones gratis para socios

Red contra el fraude

Red contra el fraude

Ve alertas de estafas en tu estado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Celebra y ahorra en tu membresía de AARP

ENCICLOPEDIA MÉDICA

Enfermedades y afecciones A – Z
powered by Talix

Tumor óseo

null

Cuando las células se dividen de forma anormal e incontrolable, pueden formar una masa o acumulación de tejido, que se denomina tumor. Los tumores óseos se forman en los huesos. A medida que el tumor crece, es posible que el tejido anormal desplace el tejido sano.

Algunos tumores son benignos; es decir, no son cancerosos. Si bien los tumores óseos benignos no se diseminan a otras partes del cuerpo y es poco probable que sean mortales, no dejan de ser peligrosos y deben tratarse. Los tumores benignos pueden crecer y comprimir el tejido óseo sano.

Existen tumores malignos; es decir, cancerosos, que pueden hacer que el cáncer se disemine por todo el cuerpo.

null

Osteocondromas

Los tumores benignos son más comunes que los malignos. Según la American Academy of Orthopaedic Surgeons [Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos, AAOS], el tipo de tumor más frecuente es el osteocondroma, que representa entre el 35 y el 40 por ciento de todos los tumores óseos benignos (AAOS). Los osteocondromas se presentan en los adolescentes.

Los tumores se forman cerca de los extremos de los huesos largos, como los huesos de los brazos o las piernas. Particularmente, este tipo de tumores suele afectar el extremo inferior del hueso del muslo (fémur), el extremo superior del hueso de la parte inferior de la pierna (tibia) y el extremo superior del hueso de la parte superior del brazo (húmero). Fundamentalmente, suelen encontrarse en los extremos de los huesos largos que crecen de forma activa.

Dichos tumores están formados por una combinación de hueso y cartílago. El osteocondroma se considera una anomalía de crecimiento. Los niños pueden tener un solo osteocondroma o varios.

Fibroma no osificante unicameral

El fibroma no osificante unicameral es un quiste óseo simple y único. Es el único verdadero quiste óseo. Generalmente, se encuentra en la pierna y se produce con mayor frecuencia en niños y adolescentes.

Tumores de células gigantes

Los tumores de células gigantes crecen de forma activa. Se presentan en adultos, en el extremo redondeado del hueso, no en el cartílago de crecimiento. Estos casos son poco frecuentes.

Encondroma

El encondroma es un quiste cartilaginoso que crece en el interior de la médula ósea. Estos casos se presentan durante la niñez y persisten en la adultez. Suelen ser parte de los síndromes de Ollier y de Mafucci. Los encondromas se producen en las manos y los pies, así como también en los huesos largos de los brazos y muslos.

Displasia fibrosa

La displasia fibrosa es una mutación genética que hace que los huesos se vuelvan fibrosos y propensos a las fracturas.

Quiste óseo aneurismático

El quiste óseo aneurismático es una anomalía de los vasos sanguíneos que se origina en la médula ósea. Este quiste puede crecer rápidamente y puede ser muy destructivo, ya que afecta los cartílagos de crecimiento.

null

También existen diversos tipos de cáncer que producen tumores óseos malignos. El cáncer de huesos primario hace referencia al cáncer que se origina en los huesos. Según el National Cancer Institute [Instituto Nacional del Cáncer, NCI], el cáncer de huesos primario representa menos del uno por ciento de todos los tipos de cáncer (NCI). Los tres tipos más frecuentes de cáncer de huesos primario son el osteosarcoma, los tumores de la familia del sarcoma de Ewing y el condrosarcoma.

Osteosarcoma

El osteosarcoma, que afecta principalmente a niños y adolescentes, es el segundo tipo más frecuente de cáncer óseo. Suele presentarse cerca de la cadera, los hombros o las rodillas. Este tumor crece rápidamente y es probable que se disemine a otras partes del cuerpo. Los lugares más frecuentes son las áreas donde los huesos crecen de forma más activa (los cartílagos de crecimiento), el extremo inferior del hueso del muslo y el extremo superior del hueso de la parte inferior de la pierna. En ocasiones, el osteosarcoma también se conoce como sarcoma osteógeno.

ESFT

Los tumores de la familia del sarcoma de Ewing (ESFT) afectan a adolescentes y jóvenes; sin embargo, también pueden afectar a niños de tan solo 5 años. Este tipo de cáncer de huesos generalmente aparece en las piernas (huesos largos), la pelvis, la columna vertebral, las costillas, la parte superior de los brazos y el cráneo. Se origina en las cavidades de los huesos donde se produce la médula ósea (cavidades medulares). Además de crecer en los huesos, los ESFT también pueden crecen en los tejidos blandos, como la grasa, los músculos o los vasos sanguíneos. Los niños afroamericanos rara vez presentan sarcoma de Ewing. Los niños son más propensos que las niñas a desarrollar dicha enfermedad. Este tipo de tumores crece y se disemina rápidamente.

Condrosarcoma

Las personas de mediana edad y los mayores tienen más probabilidades que otros grupos etarios de padecer condrosarcoma. La cadera, los hombros y la pelvis son las áreas donde normalmente aparece este tipo de cáncer de huesos.

Cáncer de huesos secundario

El cáncer de huesos secundario se refiere al cáncer que se originó en otra parte del organismo y luego se diseminó hasta los huesos. Normalmente, afecta a las personas mayores. Los tipos de cáncer que con más probabilidad se diseminan hacia los huesos son los siguientes:

  • cáncer de riñón
  • cáncer de mama
  • cáncer de próstata
  • cáncer de pulmón (especialmente, el osteosarcoma)
  • cáncer de tiroides

Mieloma múltiple

El tipo más frecuente de cáncer de huesos secundario se denomina mieloma múltiple. Este tipo de cáncer aparece en forma de tumores en la médula ósea. Las personas de entre 50 y 70 años componen el grupo más frecuentemente afectado por el mieloma múltiple.

null

Aún se desconoce la causa de los tumores óseos. Por lo general, los tumores se producen cuando las partes del cuerpo crecen rápidamente. Algunas posibles causas son la genética, la radioterapia y las lesiones de los huesos. El osteosarcoma se ha asociado a la radioterapia (especialmente con dosis altas de radiación) y otros medicamentos contra el cáncer, particularmente en los niños. No obstante, todavía no se identificó una causa directa. Las personas cuyas fracturas de hueso se repararon con implantes de metal también son más propensas a padecer de osteosarcoma más adelante.

Síntomas

El síntoma más frecuente del cáncer de huesos es un dolor leve en el hueso afectado. El dolor comienza siendo ocasional y luego se torna intenso y constante. El dolor puede ser tan intenso que es posible que se despierte durante la noche. En algunos casos, las personas que tienen un tumor óseo y aún no lo saben se quiebran un hueso ya debilitado debido a una lesión insignificante y esto genera un dolor intenso. Esto se conoce como fractura patológica. A veces, es posible que el área del tumor se hinche.

Los tumores pueden provocar fiebre o sudoración nocturna. TTal vez no sienta ningún dolor, pero notará que tiene una nueva masa de tejido en alguna parte del cuerpo.

Las personas que tienen tumores benignos pueden no presentar síntomas y el tumor quizás no se detecte hasta que, al realizarse otras pruebas médicas, este problema se evidencie mediante una prueba de diagnóstico por imágenes. Es posible que, para los tumores óseos benignos (como el osteocondroma), el paciente no deba someterse a un tratamiento, a menos que dicho tumor comience a interferir en el funcionamiento y la movilidad.

Diagnóstico

Existen otras afecciones, como las fracturas e infecciones, que pueden asemejarse a los tumores. Para asegurarse de que se trata de un tumor óseo, el médico tal vez le indique diferentes pruebas.

En primer lugar, le realizará una exploración física, principalmente en la zona donde se sospecha la presencia de un tumor. Luego, evaluará la sensibilidad del hueso y el rango de movimiento. El médico también le hará preguntas sobre sus antecedentes médicos familiares.

Análisis de sangre y orina

El médico tal vez le indique que se realice estudios, entre ellos, análisis de sangre y orina. Estas muestras se analizarán en el laboratorio para detectar la presencia de diferentes proteínas que podrían indicar que existe un tumor u otros problemas médicos.

El análisis de fosfatasa alcalina es la herramienta utilizada con mayor frecuencia para diagnosticar tumores óseos. Si el tejido óseo es especialmente activo en la formación de células, aparecen en la sangre grandes cantidades de esta enzima. Esto puede deberse a que el hueso está creciendo, como en el caso de los jóvenes, o a que un tumor está produciendo tejido óseo anormal. Este análisis es más confiable en los adultos que ya han dejado de crecer.

Pruebas de diagnóstico por imágenes

El médico probablemente le indicará que se realice radiografías para determinar el tamaño y la ubicación exacta del tumor. Según los resultados de las radiografías, tal vez deba realizarse otras pruebas de diagnóstico por imágenes, entre ellas:

  • TC o TAC, también conocida como tomografía computarizada: a través de esta prueba, se obtiene una serie de imágenes detalladas del interior del organismo, tomadas desde diferentes ángulos.
  • RM o resonancia magnética: mediante esta prueba, se toman imágenes detalladas del área correspondiente.
  • TEP o tomografía por emisión de positrones: el médico inyecta una pequeña cantidad de azúcar radioactiva en la vena. Como las células cancerosas utilizan más glucosa que las células normales, se localiza de esta forma el área del tumor.
  • Angiografía: es una radiografía de los vasos sanguíneos.

Biopsias

Posiblemente el médico desee realizarle una biopsia, que consiste en tomar una muestra del tejido que conforma el tumor. La muestra se examina al microscopio en el laboratorio. Los principales tipos de biopsias son la biopsia por punción y la biopsia por incisión.

La biopsia por punción puede realizarse en el consultorio del médico o la podrá llevar a cabo un radiólogo junto con alguna de las pruebas de diagnóstico por imágenes mencionadas anteriormente. De cualquier forma, le colocarán un anestésico local para que no sienta dolor. El médico le introducirá una aguja en el hueso y, de esta forma, extraerá una pequeña porción del tejido del tumor. Si el radiólogo le realiza la biopsia por punción, utilizará la imagen de la radiografía, RM o TC para localizar el tumor y saber dónde introducir la aguja.

La biopsia por incisión, también llamada biopsia abierta, se lleva a cabo en un quirófano bajo el efecto de un anestésico general, por lo que usted estará dormido durante la intervención. El médico le realizará una incisión y extraerá el tejido a través de ella.

La biopsia ósea es importante para poder tomar una decisión definitiva sobre la afección.

null

Si el tumor es benigno, puede ser o no necesario someterse a un tratamiento. En algunos casos, los médicos solo controlan los tumores óseos benignos para ver si se producen cambios. Para ello, deberá regresar periódicamente y someterse a radiografías de seguimiento. Los tumores óseos pueden crecer, conservar su tamaño o, con el tiempo, desaparecer. En los niños, es más probable que los tumores óseos desaparezcan durante el desarrollo.

En algunos casos, los tumores benignos se diseminan o se transforman en tumores malignos. Debido a que los tumores óseos también pueden provocar fracturas, es posible que el médico incluso los extirpe mediante una intervención.

null

Por otro lado, si el tumor es maligno, deberá trabajar en conjunto con un equipo de médicos para intentar curar el cáncer y para que su cuerpo funcione de la mejor manera posible. Si bien los tumores malignos son motivo de preocupación, el pronóstico mejora a diario a medida que se desarrollan y mejoran los tratamientos.

El tratamiento dependerá del tipo de cáncer de huesos que usted tenga y de si el mal ya se diseminó a otras partes. Si las células cancerosas están confinadas al tumor y a su entorno inmediato, se denomina estadio localizado. En el estadio de metástasis, las células cancerosas ya se han diseminado a otras partes del cuerpo. En estos casos, es más difícil curar el cáncer.

Las intervenciones, la radiación y la quimioterapia son las principales estrategias para tratar el cáncer.

Intervención

El cáncer de huesos generalmente se trata mediante una intervención, en la que se extirpa todo el tumor. El cirujano examina cuidadosamente los bordes del tumor para asegurarse de que no queden células cancerosas luego de la intervención. Si el cáncer de huesos afecta un brazo o una pierna, el médico tal vez recurra a una intervención para salvar la extremidad. Esto significa que, si bien se extirpan las células cancerosas, los tendones, músculos, vasos sanguíneos y nervios permanecen intactos. El cirujano reemplazará el hueso canceroso por un implante de metal. Los avances en quimioterapia han aumentado significativamente las probabilidades de recuperación y supervivencia. Continuamente están incorporándose nuevos medicamentos en el mercado.

Las técnicas quirúrgicas han mejorado muchísimo, por lo que es mucho más probable que los médicos no tengan que amputar las extremidades. Según el National Cancer Institute [Instituto Nacional del Cáncer, NCI], nueve de cada 10 personas con cáncer de huesos en una extremidad logran curarse de la enfermedad sin necesidad de una amputación (NCI). Sin embargo, es posible que deban realizarle una cirugía plástica para que la extremidad siga funcionando de la mejor manera posible.

Radioterapia

La radioterapia suele usarse junto con las intervenciones. Se emplean altas dosis de rayos X para reducir el tamaño de los tumores antes de realizar la intervención y destruir las células cancerosas. La radioterapia también permite reducir el dolor y las posibilidades de sufrir fracturas de huesos.

Quimioterapia

Si el médico considera que es posible que las células cancerosas se diseminen (o si ya lo han hecho), tal vez le indique quimioterapia. En este tipo de terapia, se utilizan medicamentos contra el cáncer para destruir las células cancerosas que crecen rápidamente.

La quimioterapia tiene efectos secundarios desagradables, como náuseas, irritabilidad, caída del cabello y fatiga extrema.

Crioterapia

La crioterapia es otra opción, que supone la destrucción de las células cancerosas congelándolas con nitrógeno líquido. Se introduce un tubo hueco en el tumor y se bombea argón o nitrógeno líquido. En algunos casos, la crioterapia puede utilizarse en lugar de la intervención convencional para combatir los tumores óseos.

null

El médico seguramente le pedirá que se mantenga en contacto durante la recuperación. Deberá realizarse radiografías y análisis de sangre de seguimiento para asegurarse de que el tumor haya desaparecido por completo y de que no vuelva a aparecer. El médico tal vez quiera realizarle pruebas cada cierta cantidad de meses.

El ritmo de la recuperación dependerá del tipo y tamaño de tumor óseo, y de su ubicación.

Muchas personas consideran que los grupos de apoyo para pacientes con cáncer son de utilidad. Si tiene un tumor óseo maligno, pregúntele a su médico a qué recursos o grupos puede recurrir; por ejemplo, la American Cancer Society [Sociedad Americana Contra el Cáncer].

null

Si, por el contrario, el tumor es benigno, el pronóstico a largo plazo probablemente sea favorable. No obstante, los tumores óseos benignos pueden crecer, volver a aparecer o convertirse en cáncer, por lo que deberá seguir realizándose controles periódicos.

El pronóstico también es bueno en los casos de tumores óseos localizados y varía según el tipo, el tamaño y la ubicación del cáncer, y el estado de salud general del paciente. Los tumores óseos pueden volver a aparecer, tanto los malignos como los benignos. Las personas que tuvieron cáncer de huesos, especialmente a temprana edad, corren más riesgos de padecer otros tipos de cáncer. Por esta razón, si presenta síntomas o problemas de salud, infórmeselo a su médico de inmediato.

El pronóstico no es tan favorable cuando el cáncer de huesos se ha diseminado. Sin embargo, existen tratamientos y la tecnología sigue logrando avances. Muchas personas con cáncer de huesos participan en estudios clínicos de nuevos medicamentos y terapias, gracias a los cuales se benefician los pacientes que actualmente tienen cáncer y aquellos a quienes se lo diagnosticarán y se someterán a un tratamiento en el futuro.


Contenido proveído por:

Escrito por (en Inglés): Teresa Bergen
Revisado médicamente (en Inglés) : George Krucik, MD

Esta función es sólo para fines informativos y no debe ser usado para reemplazar el cuidado y la información recibida por su proveedor de atención médica. Por favor, consulte a un profesional con respecto a algún problema de salud que pueda tener.
health
TOOLS
Symptom Search
Enter your symptoms in our Symptom Checker to find out possible causes of your symptoms. Go.
Drug Interaction Checker
Enter any list of prescription drugs and see how they interact with each other and with other substances. Go.
Pill Identifier
Enter its color and shape information, and this tool helps you identify it. Go.
Drugs A-Z
Find information on drug interactions, side effects, and more. Go.
Publicidad

 

 

Ofertas Y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad